Considerandos de lucha global

Escrito por sussanamaraselva 31-05-2012 en General. Comentarios (0)

Considerandos para la lucha global. notas  Sussana Maraselva

 

Si quieres practicar sexo, hazlo por las banderas del placer y por la lujuria pero no por la patria. No lo practiques con ningun policía corres el riesgo de que reprima tu orgasmo.

 

Creemos recursos logísticos para el movimiento histórico que nos espera. Organicemos listas de apoyo y listas de acogida. Aprendamos a compartir esfuerzos, a compartir nuestras mesas y nuestros recursos. Seamos autogestionarios en las transacciones más elementales: ser anfitriones los unos de los otros, hacernos de guías, darnos cobijo e información. Aprendamos a compartir los espacios privados en ese largo preparatorio para aprender a compartir el mundo.

Propongo una declaración popular de persona non grata a cada efectivo de la represión policiaca que actúe violentamente contra la sociedad civil indefensa. Propongo así mismo que se le declare enemigo público de la humanidad y que se  le expediente con su nombre, fotos, datos y video documento demostrando su barbarie. Propongo que se le envíe a algun espacio para que sea reeducado.

 

Las asambleas de desempleados además de ser focos para la protesta organizada y coordinada podrían evolucionar a viveros de iniciativas cooperativas para la creación de trabajo. La condición de desempleado permite reunir el máximo de tiempo para iniciativas creativas con las que ocuparlo buscando alternativas de producción, de consumo y de vida. El nombre de “asambleas de parados” toma un substantivo sacado de la teoría económica del sistema capitalista. Para el sistema todo aquel que no genera una plusvalía para una empresa es un sujeto parado. Para una visión humanista del asunto de estar sin empleo no significa estar parado ya que tal condición también metería al bloque de quienes tienen una edad pre laboral y quienes están ya pre o jubilados. Se puede estar desempleado y estar sumamente ocupado en iniciativas autogestionarias de actividades de varios tipos: desde el voluntariado social a la puesta en marcha de cooperativas de nuevas líneas de trabajo industrial.

 

 

La libertad de huelga no es incompatible con la libertad de trabajo. Que cada centro de empleo, empresa, autoempresa, empleado, rebuscador de basuras (que también es un trabajo), comercio, dependiente, profesional liberal,…decida que hacer el dia de convocatoria de una huelga. Una convocatoria de huelga es por definición una propuesta que hace una o unas organizaciones, una parte pues de la sociedad, al resto de ésta. Si bien las huelgas se convocan con razones sobradas no siempre todo el mundo tiene por qué estar de acuerdo en seguirlas y mucho menos en confiar en que sirvan de algo. La del 29mar2012 va a ser un episodio interesante del movimiento social pero que no va a hacer cambiar al gobierno sus planes por lo que hace a la reforma de la jurídica laboral. Como que las huelgas de un dia tienen trazas de lardar pero no de morder y de justificar una protesta pero no proponer soluciones y eso el estado y sus analistas lo saben se puede diagnosticar que su desenlace no irá más allá del acto testimonial en sí. Tenemos una Grecia próxima que va coleccionando convocatorias de huelgas generales en los últimos años no masivamente seguidas que han pasado a formar parte de la sociedad del espectáculo de tal manera que el movimiento reinvindicativo, este tipo de movimiento reivindicativo se desacredita a sí misma. Es una certeza que el sistema capitalista está desacreditado pero en contrapartida aun no es cierto que haya un movimiento social y político de suficiente envergadura y que sepa hacia donde se dirige que tenga tanto crédito como para que el famoso 99% de la sociedad apueste por él siguiéndolo.

 

 

 

La opción de lucha eficiente no es la de dejar de consumir masivamente un determinado dia sino la de cambiar los criterios del consumo habitual. Obviamente dejar de consumir un dia para lo que no consumes en ese dia adquirirlo en los siguientes no pasa de ser un episodio un tanto risorio aunque efectivamente puede surtir efecto y hundir a alguien como  al optimista o ignorante que ha preparado mil bocatas para ese dia y no logra vender ninguno. El objetivo de un día de boicot al consumo disociado de una explicación a qué consumo y porque razones suena más a sabotaje que a alternativas. Es más constructivo proponer consumos alternativos reduciendo los eslabones intermediarios entre producción y consumo y desde luego eliminando sus costes en todos los trayectos que hacen las mercancías. En un futuro mundo mejor (ese otro que decimos que es posible a partir de lo perfectible que pudiera ser el actual) sobraría la enorme cantidad de tiendas, de hipermercados tal como los conocemos y de varias de las empresas de importación y de exportación. Los centros de venta podrían estar en los medios agropecuarios y las fabricas tener sus propias salas de venta, todo eso además de reducir costes encarecidos artificialmente reduciría objetivamente el quantum de horas superfluas de empleo. Las cooperativas de consumo como alternativa en curso además de abaratar precios haciendo de mayoritarias en las compras pueden ser exigentes con la calidad de los productos y educativas en cuanto saber cuáles elegir y como consumirlos. Necesitamos tener menos de todo y esto incluye también la cantidad de ingestas. Es una trola eso de que necesitamos comer no sé cuantas veces al dia y estar bebiendo biberones en todas partes como algo obligado en las citas de relación.

 

 

No se puede idolatrar nada y el asambleísmo tampoco. No obstante, seguiremos convocando asambleas porque son actos públicos  que en sí mismos estadísticos de la capacidad de convocatoria de la idea de soberanía y de interés colectivo en discutir los asuntos sociales y porque dan la palabra a quienes más tienen que decir por estar habitualmente privados de poltronas y de resonancias mediáticas. Pero tan pronto esas asambleas se presentan con directivos y directivas pre-establecidas, con mesas directoras decididas no en el mismo espacio, con órdenes de discusion cerrados o incluso sin ordenes de discusión, con moderadores incompetentes,…habrá que inferir que las asambleas pueden ser revulsivos para asistir segundas o terceras veces si la libertad de palabra es un eslogan demagógico y los gritos ocupan el lugar de las disertaciones.

 

 

 

Cada protesta callejeando es un recordatorio a la ciudadanía que la mira o con la que se tropieza que el malestar se organiza y se expresa. A pesar de que algunas manifestaciones son secundadas por los menos, hemos de recordar que Las minorías de un momento son mayorías en momentos posteriores. Cada manifestación es también un indicador estadístico de por quienes es protagonizada, por quienes aplaudida y aceptada, y por quienes seguida. Es siempre un motivo para recordar  que la realidad dista mucho de ser perfecta como para no tener razones para seguirla criticando.

 

 

 

 

¿ ”Los derechos no se negocian”? Lo cierto es que es lo contrario al eslogan tan emocionalmente sentido y principista, los derechos sí se negocian (como todo, sea dicho de paso). ¿De otro modo cómo explicar los lentos y largos procesos entre partes para ponerse de acuerdo en la toma de decisiones? ¿Cómo es posible que después de tantos siglos sigan concurriendo diferentes maneras interpretativas de lo qué son derechos y de lo qué son deberes?  Lo que para unos es tomado como derechos naturales y legítimos, para otros es considerado injerencias, abusos o robos. Lo que para un pensamiento hace un derecho natural para otro modo de ver las cosas no pasa de ser un derecho establecido y supuestamente consensuado de carácter social y por lo que hace a los derechos sociales, estos varían según los titularios al mando de cada etapa histórica y de cada país. La discusión sobre Derechos es lo que dio lugar a la historia jurídica y de las leyes, es una discusión que no ha terminado, sabemos que la judicatura es un efluvio en el que cada reino de Taifa (cada tribunal) tiene parecidos remotos con el de al lado y en la que no hay lectura univocas de la letra escrita entre otras cosas por el exceso de intereses en sabotear el espíritu de la justicia. Nos queda repasar una a una todas las pautas preestablecidas para la gestión de la realidad y como garantía de la concordia social. En el mejor de los casos, el mejor entramado legal general puede ser desmentido por la praxis  y traducción de las normativas concretas. ¿No fue Romanones quien dijo algo así como que no le importaba quien hiciera las Leyes con tal de que pudiera controlar la confección de los Reglamentos? Los códigos generales (las constituciones) pueden recoger los principios fundamentales de la coexistencia social y sin embargo verse neutralizados, cuando no desmentidos y saboteados por los códigos concretos En todas partes toca rehabilitar cada enunciado y reclamarlo, es algo a hacer tanto frente a los poderes fácticos como a los poderes tentativos, tanto ante la legalidad como ante la extralegalidad, tanto ante el estatu quo como ante su disidencia.