PENSARES y PESARES

General

democracia bloqueada

Escrito por sussanamaraselva 31-05-2012 en General. Comentarios (0)

La democracia bloqueada.sussanamaraselva

Para que la democracia participativa sea democracia completa y real todo lo que se diga en los espacios de habla (desde las reuniones minoritarias a las asambleas multitudinarias) no puede quedar en la dilución dispersa de una multitemacidad. De lo que se diga, lo útil -tanto por lo que haga a metodología y criterios como por lo que haga a propuestas de (re)construcción social- tiene que ser vehiculado hacia un mecanismo estructural que permita definir líneas de trabajo precisando el quantum de la energía y medios necesarios.

Muchas reuniones convocadas para hablar son encerronas frustrantes cuando tras una rueda de descargas no exentas de rabia y de razón (no más allá de una hora no sea que la gente se hernie) no quedan conclusiones operativas ni siquiera para mejorar el método. Todo un programario reinvindicativo de un momento histórico -y los millones de personas que podrían apoyarlo proporcionando fuerza- quedan en patéticas reuniones y/o micromanifestaciones que dejan en ridículo los propios enunciados de la convocatoria.

Puntualmente, crestas de expectación concentran un número elevado de personas adherentes a una protesta superando incluso las expectativas de los convocantes  pero si inmediatamente después de la protesta no se define el objetivo que se persigue y la vía de conseguirlo lo más probable es que la expectación pase a decrecer paulatinamente. En Europa no son los actos represivos de la Seguridad del Estado lo que acaba con los movimientos sociales (si no lo consiguieron las dictaduras mucho menos lo van a conseguir los modelos pseudodemocráticos), son las propias contradicciones de los movimientos los que los extinguen o más exactamente finiquitan cada tanda o turno de lucha. Como que la realidad va de mal en peor y hay precariedad en muchos factores de la sociedad motivos para luchar contra ella, es decir luchar por otra realidad, no faltan ni faltarán; por consiguiente,  candidatos a participar existen y existirán, la cuestión es cómo capitalizar toda su energía y convertirla en resultados reales.

Una de las luchas políticas más importantes es la de crear una sociedad democrático-directa, es decir de participación continuada del grueso social en la dirección del estado. Por lo que estamos viendo y hemos visto a lo largo de la historia, las distintas versiones reclamando la democracia real han puesto en que sean los estados (que ya hemos dicho que no son ni quieren ser íntegramente demócratas) o a que sean determinadas vanguardias de la oposición a que paran ese nuevo modelo democrático. En el proceso de lucha se advierte que un instrumento crucial de ella, el de la asamblea, deja mucho que desear como instrumento democrático más allá del acto formal de la participación verbal (y no siempre no toda). Después del indudable valor que tiene el aprendizaje a hablar en público o a compartir en público, y además con desconocidos en su mayor parte, las inquietudes y los problemas, el evento no va más allá de ser verborrágico, no pasando a ser político, sino crea decisiones fuertes de grupo en una perspectiva de creación de nuevo modelo de vida y de sociedad. Como que eso son palabras mayores inmediatamente son tachados de idealistas quienes así hablan y ninguneados por la vía de su ridiculización. Hay un fetichismo verbal de los más retrógradas en procesos populares por los cuales son descubiertos como eso: como retrógradas y es el que pide más tiempo para dar oportunidades a la conciencia, el que dice frases como “acabamos de empezar” (eso lo he oído en militantistas que llevan 40 o 50 años de dedicación continuada a reuniones y campañas y confunden la última racha del movimiento social con todos episodios de movimiento y protesta a lo largo de las décadas). No, no acabamos de empezar. La lucha social lleva siglos exigiendo un cambio de paradigma y las nuevas generaciones que se incorporen a esa lucha lo primero que han de entender es que se incorporan a un proceso que empezó muchos antes de que advirtieran su existencia y seguirá mucho después que dejen de participar en él.

Si los actos de lucha social no quedan concienciados en la parte del proceso en el que están no solo corren el riesgo de repetir errores tópicos sino incluso retroceder con respecto a maneras de hacer y técnicas de organización adelantadas en el pasado. Es sumamente sorprendente que reuniones de polémica social empiecen como clubes de amigos cuando tras asistencias de cientos de personas se ven reducidas a un par de decenas y ni siquiera se pregunten a que se debe tal reducción o se la justifiquen con auto mentiras del tipo de que no ha funcionado correctamente la convocatoria. Es sumamente grave que en reuniones de este tipo, con militantes duchos, sean capaces de empezar sin un mínimo orden de discusión. Es todavía más grave que se quieran bloquear participaciones en la dirección de autoconcienciar el momento en el que se está y a donde se va. Es así que una asamblea que en principio tiene carácter de soberanía encierre sutilmente al peor de los enemigos (no precisamente el del policía infiltrado) sino el de la ignorancia consentida o hasta propiciada.

Las asambleas actuales de la lucha de toda una cancha social de insatisfacciones no garantizan más que un parlamento institucional  la representatividad política (una reunión popular reúne a unas cuantas personas que cada cual se representa a sí misma  y punto) ni la fuerza  social para gestar un nuevo mundo. Un par de docenas de asamblearios para una localidad de 50mil bocas tal vez crea estar en la punta de lanza de la lucidez pero olvida que hay contenidos mucho más elaborados en el mismo momento en el que se reúnen en otra multitud de espacios paralelos de encuentros de personas con el habla tratando de sus problemas. Lo que convierte una asamblea en un instrumento útil de lucha y ciertamente democrático es:

1. que sean respetadas todas las intervenciones e ideas en positivo permitiendo el tiempo expositivo que necesiten.

2. Que no se queden en la actualización de denuncias e informaciones del propio movimiento.

3. Que definan acciones de presión.

y 4. fundamental, que definan objetivos autogenerados de reconstrucción social.

La democracia incompleta lo es no solo porque las instituciones no vehiculan las formas participativas extrapartidistas y el bipartidismo dominante se juega el país en sus negociaciones particulares, también lo es porque las tentativas de democracia directa popular se ven, desde su primera eclosión, como canchas a las que dirigir o limitar en su perspectiva revolucionaria.

Ciertamente los temas y, sobre todo, propuestas creativas que se puedan tratar en una reunión no solo dependen del deseo de los que participan en ellas sino de la fuerza real con la que cuentan, es decir del número de gente dispuesta a trabajar para una causa. Tras participar en  asambleas de una cierta envergadura que ha titulado unas cuantas líneas de trabajo para las que eran necesarias unas cuantas comisiones o equipos y luego chocar con una falta de quórum en sus distintas citas, se llega a la conclusión que hay una dislocación entre lo que se dice y queda apuntado en un libro de actas y la voluntad de ejecutividad. Eso implica o significa algo mucho peor a nivel sutil: las mismas sensibilidades dispuestas a criticar al sistema y a los errores de gestión del poder político demuestran no tener voluntad de poder para llevar a cabo sus conclusiones. Por eso, a lo largo de la historia una y otra vez se repiten encuentros multitudinarios con el deseo expresado y coreado en forma de consignas pero a menor escala en asambleas co-elaborativas del mundo que se quiere hacer. Mientras la manifestación pasa la exigencia del cambio a quien tiene ya el poder, la asamblea se enfrenta a cuestionarse lo que es el poder de cambio siendo retada a ser sede de una nueva filosofía de vida. Por cada 100 o 1000 , 10mil o 100mil manifestantes va a ir una sola persona a la convocatoria de asamblea para pensar, discutir, debatir en grupo y concluir opciones en función del grupo real de fuerza que se estime tener. Como que a menudo reuniones de 20 tratan de decidir acciones de presión a las que vayan 20mil no pueden llegar a conclusiones de reorganización del mundo que no impulsarán ni siquiera los que las deciden, el tema de la democracia se queda en una performance escénica de faltas sumadas. La conclusión es triste: lo que explica la continuidad asistencial a reuniones es  una especie de auto débito personal del militantista no una lógica que requiera realmente su presencia. Este es otro tema de discusión el de ahora es el reconocimiento de las faltas de auto compromiso consigo mismos de las asambleas ciudadanas que agrupan gente inquieta y con una lucha justificada por lo que hace a objetivos de reconstrucción social. Mientras las asambleas de protesta no incorporen ese campo del discurso en todas y cada una de ellas, no dejaran de participar en juegos que no cambiarán realmente la realidad aunque, eso sí, harán creer a sus participantes que hicieron todo lo posible para hacerlo.

 

La objeción fiscal es una antigua propuesta de lucha y de presión, Die Grünen la tuvo como criterio. La insumision fiscal total (el no pago de ningun tipo de impuesto) es prácticamente imposible ya que los impuestos indirectos se pagan en todas y cada unas de las transaaciones que se hacen: desde cargar combustible en una gasolinera y comprar cualquier objeto en una tienda a cobrar un salario que no sea en negro. La insumision fiscal selectiva por el momento no es posible con declaraciones de renda que solo permiten la reconduccion de la parte que iba para el catolicismo a  que lo sea a otro tipo de asociaciones de mayor crédito. En resumen en cuanto eres legal estás atrapado. Para que la objecion fiscal fuera efectiva no deberia participarse de ninguna transaccion oficial que genera impuestos (el estado cobra por todo, es el organismo que mayor ventaja saca de todas las operaciones comerciales), lo cual hace la vida en sociedad prácticamente en imposible. El criterio de no pagar impuestos al estado (o a sus distintas administraciones) tiene mas valor pedagógico que posibilidad de acción práctica.En cuanto dejes de pagar el ibi tu propiedad puede entrar en un proceso de embargo y en cuanto tratas de comprar algo sin factura para no pagar el iva (praxis que se ha hecho hasta la saciedad) eso forma parte de la picaresca que no tiene nada que ver con la concienciación política. La objeción fiscal (que no la insumisión total) es tanto más posible cuanto más participe la sociedad en la gestión presupuestaria (para empezar a escala municipal y para terminar a escala de todo el país) no firmando una carta en blanco a las autoridades para que hagan lo que les rote con el dinero público metido en proyectos espantosos o mal planeados.

 

No conozco lo suficiente la cuestión como para poner estar de acuerdo en el envío de un voto en blanco en las próximas elecciones al senado como forma reinvindicativa de suprimir tal institución por lo que alega todo el mundo: su inutilidad. Sin duda su supresion significaría un ahorro en los gastos de su organización y sus senadores. Los países del orbe democrático  sin senados no es que sean la panacea de la más alta democracia. La discusion sobre su función obsoleta o no deberá ir unida a la discusion sobre un tipo de representación parlamentaria conectada con la tesis de democracia directa y real para proponer un resultado factible. En principio dos cámaras serian funcionales si la del senado actuara como supervisión de la parlamentaria, como instancia de revisión dentro de un calendario efectivo. El problema que se plantea no es el de su gasto excesivo y superfluo sino el de su no-representatividad, ni siquiera del porcentaje de la poblacion votante que es llevada a las urnas sin conocer el fondo de los temas y de los partidos que vota.

En un esfuerzo por repensar una ley electoral representativa lo menos con lo que habría de estar compuesta una cámara legislativa mas –aunque seguramente no absolutamente- representativa, sería un representante por cada zona geográfica del país  tomando la comunidad geográfica básica la de comarca (solo eso ya superaría el número de representantes actuales) y otro (que podría o no coincidir con el anterior) por quantums de 100 o 150mil habitantes, lo que aumentaría considerablemente el congreso. Eso no tendría porque aumentar su coste de mantenimiento (si se ajusta lo de las dietas, lo de las pagas vitalicias y lo de la no profesionalidad del político tomando su rotatividad como alternativa), al contrario lo abarataría. Una nueva ley electoral (a ver si nos ponemos manos a la obra y nos atrevemos a hacer propuestas desarrolladas lo mas completas posible de ella) podría describir una estructura parlamentaria y permitir evaluar su coste de mantenimiento por el tesoro público.

 

Cartelismo móvil (notas)

Escrito por sussanamaraselva 31-05-2012 en General. Comentarios (0)

Insistencia en el cartelismo-móvil. sussana maraselva

La capacidad de impacto visual (está por ver si lo tendrá políticamente) de cien mil o más personas concentradas en una zona durante unas horas para manifestar su disgusto por tal como anda (des)organizada una realidad, con una amplia concentración de cartelismo, pértigas con banderolas, muñequismo de escarnecimiento de represores y político-negligentes, largas pancartas de acera a acera, o grandes banderas cubriendo las cabezas de los participantes; choca con su no-correspondencia de todos esos mensajes escritos de todos esos miles de personas mantenidos en balcones, fachadas,  en vehículos  o apuntados en espaldas o solapas o carpetas o portafolios. Parece que los manifestantes son los primeros que olvidan que lo que lleva a una gran concentración numérica en un punto son razones que estaban presentes antes de prepararse para ir y después de terminarla. La pancarta o el cartel no son textos a guardar cuando ha terminado el acto. De hecho en las horas antes de incorporarse a una manifestación ya se puede ir, muchos ya vamos, con los textos puestos en nuestros vehículos o enganchados de nuestras camisetas y al terminar el acto, de vuelta a casa, los seguimos llevando encima, en las calles, en el bus o dentro del metro. No solo esto, se puede decir a los pasajeros que entretengan su viaje echándoles una ojeada rompiéndoles su inhibición (o peor, su desidia).

La cuestión es esta: todo el cartelismo concentrado en un gran despliegue de imaginación y colorido durante las horas que dura una manifestación ¿Por qué no continuar con él durante la semana, durante todo el mes, durante tanto tiempo como sea necesario? Un coche encartelado contribuye a neutralizar el muermo del tráfico rodado de la ciudad, redecora el vehículo y da un motivo de lectura original al conductor del coche que se tiene que parar detrás de un coche encartelado esperando a que cambie el color del semáforo. Es una técnica de propagandismo barata y efectiva. Tal vez un coche en una gran ciudad no se note, pero miles de coches, decenas de miles (si contamos todos los que tienen los manifestantes reunidos en manifestación dominguera) sí que tendrá unas consecuencias brutales. Algunos llevamos practicando el coche -cartelismo, desde el año de las manifestaciones contra la invasión de Irak, con temporadas de más entusiasmo propagandístico y otras de menos, convencidos que hace algún efecto, y cuando mínimo mantiene el recuerdo vivo de las cosas pendientes de arreglar en nuestro mundo.

Para practicar cartelismo móvil se necesita algo de desinhibición y en su primera experiencia cuando se está solo conduciendo uno se cree motivo de miradas. No te preocupes, no es así. En el anonimato urbano de las grandes ciudades lo que más se práctica es la indiferencia. El sujeto moderno-autómata se distingue por ser refractario a multitud de estímulos visuales que le llegan consiguiendo mirar formas sin ver contenidos, pasar de largo de todo enterándose de muy poco. Por no implicarse, ni siquiera se implican en la lectura de textos breves resistiéndose a detenerse menso de un minuto para enterarse de lo qué dicen. En esa triste realidad el mejor poema o el slogan más lucido pasa desapercibido, lo mismo que músicos geniales de la escena internacional cuando hacen algunos ejercicios de interpretación en la calle sin anunciarse por su nombre no reúnen mucho más círculo de expectación de los que empiezan a ensayar con sus primeros acordes. Por eso, los eslóganes apuntados detrás del vehículo son más efectivos que los puestos en los laterales. Detrás quedan en el campo visual obligado de los coches que forman cola en el mismo carril en los cruces de parada obligada.

 

Imagínate el cochecartelismo divulgativo a gran escala: cien mil coches, contando por lo bajo,  en una ciudad con sus trayectos de interior, los de extrarradio y los interurbanos , llevando tras sus cristales uno, dos, tres o 6 carteles en las ventanas laterales y en la cristalera posterior. Imagínate todos estos puntos de protesta Tendría un poder de resonancia fantástico y seria una cadena extendida de una pedagogía importante. Nadie tiene que dar las consignas a reproducir. Cada ciudadano que se siente indignado por una sociedad enferma y una falla generalizada de su sistema tiene su imaginación y su capacidad para decidir sus eslóganes críticos sin temor a si responden a una política unitaria o no que haya sido predecidida.  Lo sorprendente es que un ciudadano que tenga claro reunirse con otros miles para una manifestación se resista a manifestarse en solitario por los mismos temas. Suponer que cien mil personas firmando un manifiesto o concentradas en un mismo punto en acto de protesta tiene más fuerza que cada una de estas por separado expresando sus mismas ideas en los espacios que se mueva: desde pequeñas a grandes reuniones, es una suposición discutible. Una manifestación pacífica que grita la palabra airada no tiene más fuerza que la misma palabra hablada en cien mil puntos distintos, al contrario en esa segunda opción la difusión es mayor aunque sea el acto manifestativo el que sea cubierto por más medios de información. Las manifestaciones pacíficas de la actualidad  tampoco son antesalas o advertencias a manifestaciones violentas que vayan a asaltar palacios para tomar las riendas de una nación, tienen un carácter fundamentalmente testimonial. Si es de testificar demandas y denuncias el valor cualitativo de cada uno es tanto si es propagando desde un solo emisor a si lo hacen muchos miles a la vez. Algo parecido se puede decir de las propuestas, reclamaciones o quejas entradas en los registros civiles de los ayuntamientos o los papeles de denuncias presentados en las comisarias. 2 o n personas no tienen porque ponerse de acuerdo para tramitar algo que cada una autónomamente puede hacer. El factor numérico es importante evidentemente pero el pacto numérico no es una condición sine qua non para ponerse a actuar. Un ciudadano antes que constituirse en manifestante es un ser pensante, es por su pensamiento crítico que tiene que decidir y actuar y hacer tantas escenas como considere oportunas para que una idea a compartir  circule ampliamente. Uno es uno antes de ser parte de una membrecía. Se nace en la unidad y se muere en la unidad, se vive una buena parte de la biografía en ella, consecuentemente muchas acciones que proyecte al exterior pasan por su independencia y aislamientos. Félix Lope de Vega escribió aquello tan bonito: a mis soledades voy, de mis soledades vengo, porqué para andar conmigo me bastan mis pensamientos”  resume la fuerza del uno, la del individuo con un toque de soberbia autosuficiente que a esa dosis no está de más. El carácter universal del uno está por encima de la pantomima de la unidad de todos, aunque las luchas pasen por ella. En un balance global lo que cada uno piensa y manifiesta por separado se integra en un todo en el que  debería terminar por imponerse lo más lógico y avanzado. Khalil Gibrán en  El profeta dice que la vida y la muerte son sólo uno, también el agua y el mar lo son. El sí y lo no pertenecen al todo. Con eso no relativizaré que todo vaya a ser útil pensando que objetivamente todo forma parte del mismo proceso., Cada momento reclama sus eslóganes y luchas concretas, y por supuesto hay muchas intervenciones, gestos y actos en la historia que son además de superfluos dañinos para la realidad.

Al sujeto consciente moderno le toca estar en permanente estado de lucha ante el deterioro de la sociedad. El propagandismo individual es tan solo un aspecto de la lucha. Es conocido que el jornadismo (el de la cita puntual regular en fechas determinadas por temas reivindicativos conocidos: los 8 de marzo y los 1 de mayo, entre otros) actúa de coartada para dejar en manos de los convocantes las pautas de regulación de la protesta y la militancia. De hecho, una mayoría de manifestantes puntualísimos se desentienden de toda dedicación militante el resto del año. La lucha no es para complacer a ninguna organización, es un acto de coherencia personal de cada quien dispuesto a ser un foco de atención y de memoria pública y activa por los temas no-resueltos. Por supuesto, la lucha o la militancia como una constante del comportamiento implica ser y actuar de una manera. Dejando fluir el propio pensamiento y llevando la poesía y la política inventiva al texto encartelado se invita a compartirlo y extenderlo además de recrearlo. No es necesaria una formación especial sino convertir el poder hacerlo en un acto de voluntad. No se necesita a la Ethel Cotton de otros tiempos y su curso de  conversación, se diga lo que se diga se va a estar haciendo un llamamiento a la población en cada eslogan para que lo recapacite, consiguiendo a partes desiguales adeptos y desafectos por lo que se dice. El cartelismo de cuenta propia es una expresión de la espontaneidad creativa y una verdadera nueva técnica de lucha, es además una doble manifestación la del compromiso individual con esta causa, ya que cada hombre y mujer encartelados están declarando públicamente su dedicación a ella.

 

Los comentarios de los que no son de los nuestros (por cierto ¿quiénes somos nosotros?¿ dónde empezamos y dónde terminamos como bloque social interesado comprometido en hacer un nuevo mundo?), tal como algunos de  Margaret Tatcher, por mal que nos cayera y por  co-impulsadora del neoliberalismo, no dejan de tener razón y la tienen inequívocamente por lo que se refiere a como ella perfila al buen samaritano, cuyo recuerdo, dice,  no ha sido perecedero por tener dinero no por sus buenas intenciones. La cruda realidad es ésta: quien tiene y pone  los medios manda sobre quien no los tiene. Es una ley anterior a la existencia del sistema capitalista. Para cada pretensión, objetivo, reto, planteamiento o deseo el interrogatorio que viene a ocntinuación es sobre los medios, la viabilidad, los recursos, la energia, el protagonismo.

 

 

Proyecto de un Book de Personas non Gratas. Antologia de Indeseables. Tellschow23ago2011 Perfil de persona non  grata: aquella que abusa de la confianza general, la que propende a mentir aún destruyendo la reputación de vidas ajenas por sus egoismos particulares, la que tiene por oficio la corrupción, la que no es trigo limpio, la que malbarata los recursos públicos para seguir su programa de manias personales, la que da ordenes de castigo contra la revuelta social legítima, la que se dedica al expolio de recursos que no reemplaza y de personas a las que explota. El fascismo es una proveeduría de personas non gratas, las policias son imanes que las aglutinan pero practicamente en todos los espacios de relación social no falta quien lo sea. La persona non grata lo puede ser mucho o poco, en todo caso solo puede tener tal demérito quien hace esfuerzos conscientes y voluntarios para serlo. Puestos a documentar quien es quien en este mundo de trepas y traiciones, de corruptos y represores, de malnacidos y malqueridos el trabajo de investigación en curso es ingente. Los judios para vengar a sus muertos por asesinato y tortura tuvieron que documentar exhaustivamente a sus antiguos verdugos y perseguirlos por el mundo entero, como se sabe la mayoría de ellos no llegaron a pasar nunca por los tribunales y gozaron de largas y normales vidas en sus exilios.¿patra que nos puede servir un libro que liste los nombres de todos los indeseables? En primer lugar puede ser un instrumento de consulta para saber quien es quien en la farándula de un pais por lo que hace a sus personajes más públicos. En segundo lugar para que los interesados sean los primeros en encontrar en tal álbum la sinopsis de sus fechorías e impresentabiliades. En tercer lugar para contibuir a la memoria historica y no olvidar dejando claro parael futuro con la clase de especimenes que nos toca coexistir en un mismo espacio idiomatico y geográfico. Una persona non grata no es aquella que se le tiene ojeriza por una disputa particular puntual o por un capricho subjetivista, sino aquella que por si misma aporta una colección de hechos y declaraciones que la conforman por lo que es. Lo interesante para hacer una antología de indeseables (desde la cara de un policia que golpea a una niña o el que agrede a una pacifista, al que hunde la economía de un país desde su despacho jugando al monopoly) es que contamos con multitud de autores y autoras para irla haciendo. Toca reunir en un dosier unitario las aportaciones cruzadas y sumadas desde muchos ángulos de observación y de investigación. Esta lista pondría en evidencia quien es quien en los entresijos del poder, el de la política y el de la economía. Anualmente podría elegirse el individuo más despreciable del año como título contrahonorífico y puestos a aguantar a toda la panda nos podríamos reír a su costa.

 

Hubo un momento histórico que las manifestaciones de los trabajadores nord-coreanos fueron un ejemplo escénico potente. Puesto que se iban a encontrar con los policías uniformados, equipados y entrenados, ellos también se organizaron para ir con cascos y pértigas. Seguramente las escenas entre gladiadores a las que dieron a lugar no cambiaron demasiado el curso de la historia pero unos no fueron como reos indefensos para que les apalearan y los otros se llevaron sus justos merecidos por tener el oficio de represores que tenían. Si vas a una manifestación o con un itinerario no autorizado en el que se puede suponer que la policía va a comportarse una vez más anticonstitucionalmente descargando su furia contra ti, ve cuando menos preparado. Opciones: A/ volver a los cócteles molotov  o a las botellas incendiarias de las décadas franquistas B/ volver a la honda para tirar  cápsulas de pintura o bolsas kk-orínicas C/ llevar escafandras puestas  para amortiguar los golpes recibidos o D/ir con redes para atraparlos como presas y dejarlos inmovilizados para que te dejen ir a la fiesta en paz. Como ninguna de estas opciones tiene expertos/as -que se sepa- en su dominio y, no nos engañemos, los cuerpos policiacos entrenados para hacer daño tienen más probabilidades de hacérnoslo ellos a nosotros que nosotros a ellos, solo queda la opción E: ser más inteligentes que ellos e ignorarlos. Los polis no son los que tienen el poder, son sus vasallos. Esto se olvida en cada manifestación, por eso los objetivos principales de cada lucha que la convoca quedan fueran del campo de debate para monopolizar y enredar éste con los últimos partes sobre los últimos actos represivos.

Panorámica de lo heterogéneo (notas)

Escrito por sussanamaraselva 31-05-2012 en General. Comentarios (0)

Panorámica de lo heterogéneo  (notas) s.maraselva

 

Ni todas las protestas saben lo que quieren ni quienes no participan significa que sean conformistas con la realidad.

 

 

El megáfono y la maximización de la palabra discursiva  son la alternativa a la estridencia. A partir de septiembre la extensión de la propuesta asamblearia puede organizarse con técnicas de información y difusión más elocuentes como la de llevar las propuestas de convocatoria a los espacios donde esté la gente.

 

Las asambleas libres y abiertas son plataformas entusiastas de comunicación y autorreconocimiento de las sensibilidades presentes. También son la eclosión de multitud de temas que requieren una forma organizada para gestionarlos y convertirlos en materiales para un programa de lucha. La asamblea es un espacio de creatividad discursiva que necesita una dinámica de efectividad sin pasar por urgir votaciones antes de discutirlo y rediscutirlo todo.

 

La democracia real también se diferencia en no pasar por la trampa de mayorías/minorías en la que se basa la democracia parlamentaria demostrando que la mayoría también puede ejercer una dictadura de una tesis equivocada sobre  la minoría que adopta la tesis correcta.

 

Las manifestaciones de los últimos años han derrapado hacia la estridencia en lugar de retomar los valores del pasado: gritos unitarios y nítidos durante las marchas cívicas de protesta. Desde las asambleas y coordinadoras de sectores habrá que replantear formas acústicas mas claras de lucha para la cualidad de la misma lucha. La manifestación multitudinaria sin pitadas y sin ruidos metálicos como lo más constante permite entre otras cosas la reproducción de la palabra a través de una cadena de megáfonos.

 

La misma naturaleza de la democracia real implica el surgimiento en paralelo de distintas voces críticas. Vivimos un momento de pensamiento desinhibido, despierto y público. Pensar significa interrogar al sistema en cuestiones cuyos magnatarios no saben responder. Las futuras respuestas están de manos de la inteligencia creativa que proponga otro modelo de sociedad.

 

Por cada acto de protesta en la calle tiene que concurrir al menos una propuesta  que organice iniciativas de nuevas formas de trabajo. Impedir el cierre de empresas o la reducción de empleo y reconvertirlas como cooperativas auto gestionadas es una de ellas.

 

Si somos capaces de  movilizaciones  reinvindicativas con tantos e hombres y mujeres encartelados durante las manifestaciones ¿Por qué lo somos tan poco de incorporar esos mismos carteles, en una inventiva creciente de eslóganes, en nuestras vidas cotidianas, llevándolos en nuestros vehículos, colgándolas en nuestros balcones o pegándolos a nuestras ropas? Apúntate a la praxis del cochecartelismo  y de la ventana-encartelada.

 

 

De la sentimentalidad y deseo humanos se han hecho artículos de consumo comercial dejándolos en manos de exégetas del marketing. Cuanto menos dejes que manipulen los contenidos de tus conversaciones los creadores de banners más podrás pensar por tu propia cuenta. La frivolidad que en otro siglo era una expresión transgresora de la rigidificación moralista de época se ha ido convirtiendo en una nueva forma de alienación pública a gran escala.

 

Reivindicamos el derecho a la praxis del nudismo (y la helioterapia integral) en las playas ordinarias sin tener que desplazarse hasta las playas gueto para hacerlo. Quienes tengan vergüenza de sus perfiles corporales no tiene porque imponérnosla a quienes no la tenemos de los nuestros.

 

La lucha social y la lucha por la superación en lo personal no son tan distantes aunque sí muy distintas. La una no puede demorar los retos de la otra, ni tampoco ésta y los fregados en la intimidad pueden quitarnos de dar el do de pecho en las citas que te envía la historia para  tratar de cambiar los panoramas en los que se esté viviendo.

 

 

Los correlacionarios personales difícilmente alcanzan más allá del número de los dedos de dos manos. La mayor parte del tiempo personal queda dedicado y circunscrito a la atención de un pequeño círculo de relaciones que tenemos. Eso es así aunque en las agendas digitales, las de móviles y ordenadores, puedan alcanzar cifras  de miles de nombres con los que no hay condiciones ni tiempo disponible –en la mayoría de casos-  para tratar ni siquiera una sola vez con la inmensa mayoría de ellas.

 

Un proceso asambleario centrado en la intención de crear espacios de democracia real debería llevar a una estructura social de doble poder. Eso no sucederá, pero la democracia real significa una estructura participativa intensiva de un grueso de ciudadanía que se viene revelando como mediocre y escasamente movilizado durante las décadas psuedodemocràticas.

 

Una asamblea es un acto formalístico de carácter organizativa que por su propia definición es heterogéneo. También lo eran las asambleas obreras y las asambleas gremiales a pesar de tanta insistencia durante sus movilizaciones de que había unos mismos intereses que se tenían que expresar con una única voz. Su heterogeneidad es su gran virtud pero también su dificultad en construir programas unificados. De las diferentes visiones y políticas de lucha no faltan las que vean las estructuras intermedias como coordinadoras y comisiones una organización que  reemplace aquella como figura estable.

 

descansando de movidas anteriores. El movimiento social es desigual y contradictorio. Es una suma de presencias y ausencias. Cada nueva tanda de presentes tiende a pensar que está inventando la sopa de ajo y por su parte los ausentes miran con reservas nuevos brotes de lucha por unos temas por los que antiguamente ya estuvieron luchando. 

 

Lo que más sabotea a un movimiento  de lucha  social, mucho más que los palos de los guardias de la porra y los infiltrados que provocan actos de violencia fuera de lugar y de programa, es su incondicionalidad. Lo que más garantiza su salud y riqueza es la fluidez de su diversidad crítica, de su pensamiento abierto.

 

En los procesos de lucha todas las propuestas suelen ser divisibles en dos  tipos: las que indican por donde sigue el circuito de la protesta (ante el parlamento, en los escenarios consistoriales, en las plazas,…) y las que sin oponerse a las anteriores se ponen manos a la obra para construir una nueva forma de empresas, una nueva manera de trabajar, nuevos espacios en los que vivir, nuevas maneras de tratar las relaciones humanas.

 

 

La consigna de tomar la calle tiene un tiempo de caducidad. Cabe sustituirla por ejercer la conciencia construyendo nuevos espacios de residencia y de autoorganización social. Mientras la muchachada no se ponga manos a la obra en crear un nuevo tipo de mundo todos los gritos de protesta se diluirán en medio de un gran llanto que pide que sean los estados (el de Grecia, el de España y otros) quienes se lo hagan.

 

Los estados europeos son los primeros en reconocer que están embargados por la oligarquía financiera. Las políticas de austeridad (que expresan una disminución del estado del bienestar) no cesarán por mucho que sigan las propuestas en contra de los recortes de las ventajas sociales. Hay un potencial reformista del movimiento de indignación que hay que revisar: el que pide más y más en lo material y la vuelta a los índices de antes del 2008 que no ha entendido que el futuro pasa no por el desarrollismo sino por su contención.

 

 

No todo lo que se mueve sabe a dónde va y una parte de lo que está quieto lo está porque está de vuelta de las movidas. 

 

 

De la famosa cifra de casi 5.000.000 de parados nadie se ha abstenido de usarla como dato propiciatorio para apoyar su argumento teórico. Por lo general no se cita que hay casi otros tantos empleos en el mercado negro no declarado. Otra lectura del índice de desempleo pasa por reconsiderar que no todos los empleos eran necesarios (particularmente el de constructores de edificios fuera de las demandas del mercado). Cambiar el sistema significa cambiar el concepto de producción (de todo: desde hortalizas a casas), ponerlo al servicio de necesidades reales y no de beneficios económicos.

 

La  asamblea ciudadana abierta y libre  de  propagandismo partidista es una escuela pública de  pedagogía critica. tomando la palabra una y otra vez sin que nadie la monopolice estamos creando una nueva  escuela social para planear nuestro futuro desde la reinterpretación del presente.

 

 

 

La lucha inteligente

Escrito por sussanamaraselva 31-05-2012 en General. Comentarios (0)

La lucha inteligente.sussana maraselva

 

19deJunio2011: dia de convocatoria internacional contra el modelo plutócrata de un sistema que tiende a generar crisis y malestar condenando a la depauperación a los menos afortunados. Únete pacíficamente  a la manifestación de la indignación contra la soberbia del capitalismo. Acto estrictamente pacifico. Ningun acto de violencia sin que deje de ser  reportado (videografiado y fotografiado en planos generales y primeros planos).

 

Las comisiones de discusión logística y de propuestas y las asambleas locales y de área o distrito irán conformando la estructura organizativa de un nuevo movimiento estable abierto a toda la ciudadanía crítica del sistema, por encima de partidos, credos e ideologías. Evitad que esa estructura del futuro inmediato se convierta en una sigla más de una asociación mas atrapada en los enredos de la democracia parlamentaria.

 

Hay dos clases de lucha complementarias e independientes: la una, la lucha testimonialista (la de las manifestaciones, la de la visibilización de los actos protestatarios, la de las asambleas unicéntricas de localidades,…), la otra, la lucha construccionista: la que abre procesos autogestionarios con iniciativas postcapitalistas en todos los ámbitos: en la esfera de la producción, en las zonas de residencia, en todo el vasto tejido asociativo. Limitar la lucha social al testimonialismo (algo que ha venido haciendo el sindicalismo y tradeunionismo clásicos durante siglos) no ha logrado cambiar el viejo y caduco mundo por uno nuevo de fraternidad y de recreación del ser humano. Además de mostrar el desprecio que nos merecen las autoridades políticas y financieras por su negligencia y sus corruptelas tenemos que crear procesos de nueva sociedad.

 

El  mero  uso  de espacios dentro del perímetro urbano para huertos biodinámicos con un planning de regadío de aguas salubres  con un concurso de distribución de responsabilidades hortelanas conseguiría los siguientes resultados 1: calidad de los alimentos naturales 2: puestos de trabajo 3: anulación o simplificación de eslabones comerciales intermediarios 4:rehabilitacion de espacios inermes 5: embellecimiento (ajardinamiento) del territorio municipal 6: practicas de trueque sin uso intermediario del dinero y 7: mas salud comunitaria.

  

La función simbólica, logística y de visibilización de la protesta de las acampadas ha cumplido su cometido a lo largo de un mes. Tanto por la propia dinámica del movimiento que se va cualificando día a dia, como por la dureza climática del verano inminente han empezado a desmontarse campamentos para trasladar la organización del movimiento a las asambleas extrarradiales. En las plazas de las ciudades se puede intentar recuperar la antigua función ateniense del ágora y de la asamblea ciudadana libre y abierta. Sería estupendo que todas las ciudades sin excepción se acostumbraran a tener un dia de la semana el ejercicio de la palabra pública megafónica, en el que todo aquel que tenga ideas positivas a plantear las comparta con los demás. Dedicar energías en esta perspectiva significa cualificar la pedagogía social participativa. Progresivamente la inhibición ira siendo sustituida por más y más exhibición de las ideas y los sentires. La retirada de las acampadas no es para nada una derrota, es un acto de madurez del propio movimiento 15 M, ahora, más capaz y más estratégico.

 

Cualquier cosa que digamos y en particular las que escribamos pasa por las lupas policiales. No hay ningun problema: somos una mayoría difusa y potencialmente creciente que estamos por un cambio de la estructura de este mundo y desde luego del país en el que vivimos. No somos un partido ni queremos serlo, somos la sociedad. No habrá manera de descabezarla salvo con un genocidio. Los órganos de control de los discursos ciudadanos olvidan lo elemental y más evidente: que cada ciudadano libre está aprendiendo a pensar y actuar por cuenta propia independientemente de la fuerza organizativa de la que disponga. Estamos asistiendo a un cambio de paradigma sociológico: del estado contra el individuo se está pasando a millones de individuos contra el estado (el estado del malestar y del fracaso del sistema).

 

Las cartas de demandas implican reivindicaciones de distinto alcance: las unas a exigir ante los gobiernos locales (los ayuntamientos) y las otras a exigirlas ante las instituciones centrales (el parlamento, gobiernos autonómicos y gobierno central). Junto a estas cartas de demandas, en parte unificables y en parte diversas, no se pueden olvidar las plataformas de objetivos para ir avanzando desde las bases locales al conjunto de la sociedad a escala estatal.

 

Las listas de los malos tienen que empezar a circular ya. Han de incluir violentos infiltrados, represores uniformados, financieros especuladores, políticos corruptos y criminales antisociales en general. Deberá funcionalizarse algún tipo de organismo de máxima solvencia para que tal  book informativo sea rigurosamente exacto y descarte la mera sospecha para informar de la verdad rotunda de un censo de criminales. Su reactualización permanente y su consulta cuando sea necesaria nos pondría a salvo de ellos y la sociedad dejaría de confiar en ellos para cargos oficiales e institucionales. Antiguamente las policías políticas de las dictaduras disponían de enormes ficheros de su ciudadanía (en algunos países de la práctica totalidad de ciudadanos), de lo que hacía y de lo que pensaba; ya es hora que la ciudadanía se tome el desquite histórico para hacerlo con los criminales amparados por la ley.

 

Estamos contra la violencia en sus distintas clases de agresión. Nuestra garantía de permanencia como movimiento que cuestiona el modelo socioeconómicopolítico obsoleto pasa por brillar por nuestra inteligencia no por los golpes ni por los insultos. La inteligencia colectiva encontrará nuevas formas de autogestión de una sociedad mejor y no peligrosa.

 

Que nuestras redes de notas breve sirvan para hace correr las mejores ideas y las informaciones necesarias y verificadas en muy pocas horas por todos los rincones de nuestras geografías. Cada cual es un enlace responsable con todos los demás haciendo de nodo de activación y repotenciación de los mensajes adecuados y un freno para los tóxicos.

 

Ante un nuevo arte de intoxicación pública de las informaciones y enmascaramiento de las fechorías, los más criminales siguen pasando por ser ilustrísimas con el visto bueno y el respaldo de una parte de la sociedad. La lista de personajes desacreditados por sus embaucamientos a la sociedad sigue saliendo a la calle y ejerciendo sus actos públicos sin que ninguna ley se lo prohíba. No necesitan irse a otros lugares donde nadie los conozca como sugería Emerson porque sus propios conciudadanos estafados los siguen aceptando en sociedad. Por si fuera poco siguen disponiendo de fondos públicos y consiguiendo préstamos. Por suerte, la ciudadanía está despertando y ahora cualquier ciudadano consciente puede amonestar  correcta pero severamente por la calle a cualquiera de estos antagonistas de la ética  en cuanto se le encuentre. La gente irá aprendiendo a dejar de hacer vítores ante figurines del poder (como el príncipe Felipe) y aprovechará en sus actos públicos para preguntarles ¿para cuando es el referéndum para refrendar o no si os queremos a los de la casa real y cobrar vuestros privilegios a nuestra costa? o hará increpaciones a tipos como Ruiz Gallardón por prohibir recursos culturales. La gente del poder tiene sobrados motivos para salir a la calle, no por miedo a la agresión física sino a la evidencia verbal de lo poco queridos que son y los muchos motivos de desprecio que nos dan.

 

 

 

En todas las plazas del sol (plazas de las acampadas) hay puntos de información que dan cuenta del programario de las cosas previstas para hacer, también se cuelgan las actas de las asambleas en los sites o webs de cada asamblea local. Queda el recurso de preguntar qué cosa concreta se desea conocer para que a cualquiera que vea esa pregunta y sepa la respuesta te la diga.

 

El movimiento de autodefensa ciudadana (de los derechos y conquistas conseguidos después de muchos años de lucha) tiene que articular formas agiles para que en menos de 24 horas  (y preferiblemente en no más de 2 horas por sms) pueda convocar a la ayuda solidaria ante desalojos de viviendas y/o cierres injustos de locales. Hay un nuevo perfil de ciudadano solidario que se está consolidando, el de estar en estado de disposición permanente para luchar ahí donde la lucha sea necesaria y justa y se sienta reclamado por ella.

 

Propuesta legal para el entorpecimiento de los procesos judiciales para desahucios por impago de hipotecas: alquilar una habitación o todo el apartamento a un inquilino de confianza. Llegado el momento las autoridades podrán desalojar a los propietarios pero no a los inquilinos con quienes conviene acordar a priori  seguir compartiendo el espacio.

 

En las luchas actuales, el factor de la resonancia mediática es crucial. Una buena parte de la sociedad deja que su sensibilidad y sus opiniones oscilen según la ultima información divulgada por los medios. Sean cuales sean las declaraciones mas altisonantes no podemos perder de vista el juego de roles en el que estamos metidos: el organismo policiaco además de obedecer órdenes sin discutirlas por indignas que sean, está montado para que la sociedad siga encapsulada dentro de un orden determinado, el que conviene al sistema, el que conviene a sus ilustrísimas, el que conviene a los plutócratas, el que conviene a los políticos que les hacen de lacayos. Cuando la multitud empieza a tomar cartas en el asunto porque le interesa su destino, las alarmas de los que más tienen a perder les suenan, se asustan y se disgustan por supuestas indecencias urbanas de unos cuantos carteles y unas cuantas carpas. Las fuerzas represivas a la tocada del pito atacan una situación pacifica para violentarla. Entra dentro de la estrategia policiaca la figura del infiltrado para actuar como provocador. Esto está en los manuales de táctica represiva anti sociedad. El estado necesita justificaciones para desmantelar los movimientos ciudadanos crimininalizándolos. En caso extremo disparará a matar. Ningun contestatario anticapitalista puede olvidar en ningun momento de lo qué es capaz un policía uniformado que pone en suspenso su conciencia a cambio de priorizar su salario y cumplir con las órdenes recibidas.  A las investigaciones de los violentos con los que hemos sido advertidos (adelante, no hay nada que nos favorezca más que las indagaciones de la verdad) habrá que contrastarlas con nuestras propias investigaciones sobre los actos de violencia. Ante cada tentativa violenta de alguien, de algún manifestante que ha olvidado que el tiempo histórico de los tirachinas, las hondas, los cócteles molotov y las barricadas ya ha sido superado, los más cercanos a él deben rodearlo e impedírselo. Si eso no ha sido posible video y fotografiarlo en planos generales y primeros planos de la cara y colgarlo el mismo día en la red. La información de la verdad es nuestro salvoconducto de supervivencia en el espacio socioreivindicativo de estos momentos.

 

El quantum de los que somos es importante pero no es lo más importante. Lo fundamental es el qué. En lo qué propongamos como alternativas se distinguirá este movimiento de otros anteriores que no han pasado de la negociación de las migajas (el sindicalismo como el más paradigmático de una forma de lucha que siempre termina por consolidar el capitalismo). Por muchos que seamos ocupando la calle en un momento puntual y manifestando con corrección nuestras críticas al sistema, son muchos más los que asisten al acontecimiento como parte de la sociedad del espectáculo, simpatizando tal vez pero sin comprometerse. Así pues que los miles, decenas de miles o cientos de miles repartidos en acciones por un mundo mejor no caigamos en el espejismo de presuponer que los millones de ausentes siguen sin estar convencidos de luchar por él.

 

El supuesto de que los ausentes en los actos de concentración y en la asamblea simpatizan con los presentes en ellos, es eso: un supuesto. Hasta que no se demuestre más amplia asistencia a los actos reinvindicativas y sobre todo deliberativos un grueso de la población habrá que valorarla en lo que es: en un considerable volumen de expectantes pero no de actuantes, Cuanta más organizada, serena, seria y efectiva sea nuestra lucha mayor grueso de ciudadanía se tomará en serio eso de la democracia real como única democracia total posible y como alternativa a las manipulaciones segregadas por la democracia parlamentaria.

 

 

Propuesta de ampliación de equipo personal: no tengas muy lejos de ti un altoparlante, tal vez lo necesites para convocar a la lucha y a la autodefensa ciudadana o para protegerte tú mismo de las agresiones de sicarios del sistema. La megafonía representa la salida del ostracismo: el salto del silencio o de las reuniones de pequeño alcance a las asambleas de mayor potencial verbal, testimonial y combativo.

 

Es crucial no caer durante la manifestación en ninguna clase de violencia y poner en evidencia quien la ejerce, sea quien sea: policía infiltrado, policía uniformado o exaltado recauchutado fuera de tiempo y de juego. Además de aislarlo y ponerlo en evidencia rodeándolo, hay que documentarlo fotográfica o videolográficamente para poderlo denunciar públicamente y hacer las averiguaciones correspondientes en caso de que se trate de un saboteador pagado por el sistema.

 

 

lucha testimonial y construccionista.

Escrito por sussanamaraselva 31-05-2012 en General. Comentarios (0)

Lucha testimonial y lucha constructiva. s.maraselva

La lucha testimonial es la que se queda en las protestas centradas en denuncias, reivindicaciones y demandas; y la  lucha constructiva es la que organiza la energía creativa en torno a propuestas para organizar un nuevo modelo de vida que dé o diera lugar a un nuevo tipo de sociedad y de sistema económico político.

La lucha testimonial junta en coyunturas muy especiales volúmenes poblacionales que manifiestan su malestar y su no disposición a continuar sufriendo el expolio de la clase dominante y la negligencia de la clase política. La lucha constructiva plantea la capitalización o reconducción de toda la energía protestaría a espacios de creación de nueva sociedad. Ambas luchas se complementan pero mientras una es mas coyuntural o reactivo-situacional la otra es un proyecto de futuro. Cada manifestante no tiene del todo claro que por cada unidad de su tiempo dedicado a la lucha testimonial tiene o tendría que dedicar al menos otras de esas unidades a las iniciativas constructivas. 

Si bien es cierto que una parte de la población sensibilizada por los problemas y consciente de luchar por resolverlos se limita a ir a las convocatorias puntuales de protestas pero sin hacer un seguimiento militante de una programa social alternativo, hay otra parte que se compromete en una lucha menos vistosa pero potencialmente más efectiva: la de intentar construir modelos o formas de solución.

La lucha social no es algo puro ni la homogeneidad de todos quienes participan es tan elevada. Lo predominante es su heterogeneidad y distintas  las motivaciones de participación.  Un nivel de conciencia se expresa por el grito y por el coro de unos cuantos eslóganes-eje, otro nivel de conciencia sigue actuando entre manifestaciones en comisiones de debate y procesos asamblearias para reflexionar en voz alta compartiendo inquietudes, análisis y reinterpretaciones de la realidad.

Es la realidad lo que se quiere cambiar y no solo sus gestores fraudulentos, corruptos y de escasa credibilidad. Hemos aprendido suficiente de la historia como para saber que la toma de poder de las instituciones reproducen nuevas burocracias de dominio más interesadas en perpetuarse como tales que en cambiar radical y profundamente el sistema. Movimientos protestatarios y legítimamente justificados por las tiranías contra las que se levantaron se terminaron por convertir en canteras para suministrar nuevos gabinetes de poder que traicionaron los principios fundamentales de aquellos.

La lucha testimonial es una gran performance que arrastra a menudo una falta total de perspectiva histórica y un exceso de ignoscéncia[1], por no decir inocencia, según la cual se organiza la protesta pública por un malestar social considerable para proponer a los mismos que han causado este malestar que corrijan su conducta y que resuelvan los problemas de los que ellos son una de sus principales causas. Es como pedirle a la víbora que deje de serlo o que no inocule veneno cuando te dentelle, dirá que está en su naturaleza, que es una víbora y que no puedes confundirla con una mariposa. A los magnatarios del sistema y a sus principales plutócratas, a la clase política en su conjunto que no ha conseguido después de tantos años de democracia de crear legislaciones restrictivas de abusos financieros hay que ponerles al dia de cuál es nuestro nivel de desprecio contra su falta de ética personal pero sin olvidar ni un solo minuto que ese coleccionario de individuos non gratos[2] existen por dos factores: uno, porque él en si mismo criminógeno permite el ultraje, la explotación, el fraude, la corrupción y la mayor separación de ingresos entre los más ricos y los mas pobres. Y en segundo lugar, porque las clacas procedentes  de las clases medias y obreras también están propulsadas por la codicia resultado del individualismo y del egoísmo, autentica causalgia de la práctica totalidad de  los problemas humanos, pretenden beneficiarse del modelo presentado por los otros. Técnicamente, sería imposible que hubiera un solo explotador si no contara  con explotados que se prestaran  a serlo. Técnicamente la gente no estaría sufriendo ahora desalojos forzosos de sus domicilios por impago si no se hubieran enredado en hipotecas y no hubieran confiado en sus bancos. Técnicamente, el sistema capitalista no hubiera durado tanto tiempo con todas sus crueldades si en masa amplios sectores de la sociedad no lo hubieran idolatrado como el mundo de todas las oportunidades cayendo en la trampa del llamado libre mercado (la libertad del engaño) y del neoliberalismo.

Así pues, sacarles la tarjeta de fuera de juego a los responsables del sistema y a los protagonistas de la galería política por su negligencia tanto menos justificada dados sus abultados sueldos no deja de ser la redacción de una carta a los reyes magos de oriente para que nos traigan chocolatinas el próximo 6 de enero, a no ser de que se combinen con iniciativas constructivas de un nuevo modelo de vida. Crear una nueva realidad  con formas de autogestión residencial, de consumo y de trabajo, en cuantos más puntos mejor significa compartir la geografía pero no participar del sistema repetidamente demostrado como caduco. Está por ver si la lucha constructiva va a tener suficiente fuerza como para desplegar iniciativas de nuevo modelo: cooperativismo, socialización de recursos, propiedad colectiva, producciones solamente éticas y ecológicas … No es una iniciativa nueva, en siglos pasados trataron de hacerse iniciativas semejantes y fueron objetadas como de utopía socialista. De hacerse, no habría que descartar la probabilidad de que el estado atacara nuevas instituciones de base democrático-reales con praxis autogestionaria, que enviara sus fuerzas represivas para disolverlas, que obligara a volver al redil a los nuevos seres  humanos en construcción.; pero eso, por el momento, queda muy lejos para hablar de ello. La cuestión es: si hay energía demostrada para la lucha testimonial debería haber suficiente energía potencial para la lucha constructiva que creara cuantos más centros autogestionarios mejor implementando una nueva forma de ser y de vida y no solo para que fueran garantistas de trabajo y recursos repartidos para todos.

Tradicionalmente las luchas contra el poder han nutrido una perspectiva de una estrategia simplificada según la cual el cambio de manos del poder era suficiente para cambiar de modelo. La historia ha demostrado que eso no se ha consolidado según los deseos iniciales, y que nuevos poderes han reproducido las fallas de los antiguos. El problema ha estado –uno de los problemas- en excesos de confianza depositados en niveles representacionales que traicionaron a sus bases para manipularlas a su antojo. Cambiar de modelo, es decir, cambiar el mundo es un proceso de muy larga duración en la que todo objetivo político de renovación no quedará asegurado sino se tiene el objetivo psicológico en paralelo de cambio de mentalidad, de hábitos y de rehumanización de las relaciones humanas.

 



[1] Palabra tomada de Joan Maragall.

[2] La lista es larga pero no está de mas citar a algunos  aunque sean citados por repetido en otros muchos sitios: Alicia Koplowitz, Carlos slim, Salvador Alemany. David Rockefeller, Cayetana de Alba, Carlos March Delgado, Nathaniel C.J. Rothschild,…nombres también recogidos en un panfelto de AcampadaBCN yu que son rostros perfectamente conocidos y no ocultos con alto poder de influencia en el sistema.