PENSARES y PESARES

El dirigent desembeinat.

Escrito por sussanamaraselva 21-11-2007 en General. Comentarios (0)

 

Examinant la psicologia del líder ensopeguem una personalitat assetjada per la seva voluntat ferrea d´home capficat. Tot l’aparell psíquic es posa al servei de dir la paraula agraciada, la consigna pertinent o la troballa conceptual de darrera fornada; tot això  coartades escèniques amb les que cultivar  intensament el seu narcisisme. Qualsevol líder d’empresa o de política sap que no hi ha ningú que sigui realment insubstituïble i que el seu  lloc en el càrrec més o menys durador no té res a veure amb el seu pes històric o específic, aquest es el resultat d’un conveni intern d’organització lligat a unes circumstàncies. Les entitats tenen al seu davant i com lloc visible i representatiu del què són a els figures que més els hi escauen. Arriba un moment en que el líder es confon amb el pare i la mare de  tot el tinglat quan  és justament al revés aquell és la criatura d’aquest. El dirigent que surt en públic , que fa declaracions, concedeix entrevistes és un estri desembeinat per l’entramat al que representa i que ve a posar els punts sobre les íes o marca el seu territori enfront els altres. De la seva fúria o elegància escènica poden sortir ocurrències o fer les revifades de velles glòries de l’eloqüència. A força de ser la vedette dels mitjans i l’escuma del seu propi partit perd de vista que el discurs del text analític està a una altra banda i que la seva funció de donar la llauna sortint en premsa com una exhal-lació evocada continua es per aturar altres processos de pensament més crítics. A algun tells, com el portanveu del CiU s’atreveix a dir –i fins i tot s’ho creu- que ell es una home de trinxera diària i no es limita a fer el que fem els intel·lectuals, un article de quan en quan. Aquest paio, del qual ja tinc sobrats motius per no aguantar-lo, forma part del zoo polític que ens disgusta amb la seva patuleia creient-se que de xupacàmara fa més que altres fora del seu camp de filmació. A qualsevol dirigent desembeinat, aquest i altres, posat en el joc del millón, la maquina amb pales colpejant boles d’acer i marcava punts a una pantalla plenes de colors i sons se li hauria de dir que el viatge del text polític –i en general del  discurs filosòfic- passa per boques i caps (preferiblement per caps i boques)i que la diferencia entre el líder públic i l´intel.lectual reposat es que aquest reposa els conceptes i els examina en una profunditat que no fa aquell. El dirigent desembeinat a vegades és ocurrent i  fa veure que estrena conceptes quan sovint estan en el subsòl des de fa temps o han estat pre-pensats i rumiats per altres que no surten en escena.

Les lloances que es fan als homes de poder, els que l’ocupen o els que el volen ocupar,  son discrininadores en vers a altres posicions que circulen pel món, que contribueixen al pensament actiu i que estudien amb recel el decurs dels esdeveniments. El dirigent desembeinat es deu al seu públic, als seus seguidors, a la premsa que li fa ressò i al seu propi rol que l’ha enllaminit. Es un producte escènic de consum. No sempre ve a resoldre gaire cosa encara que s’empatolli en aclarir les posicions de qui representa però és un falsari en tant que viu de la seva pròpia comèdia escènica. Al capdavall és algú que ve a dir-nos que hem de fer els demés o el malament que ho fan els seus competidors. És grotesc que el soldat de trinxera oblidi que au en el parany de fer conductes manipulades i manipulables i que al capdavall el que porta endavant és un discurs amb uns quants conceptes reduïts quan no passats de moda. El que no sap el dirigent desembeinat a còpia d’activisme i reunionisme és que no fa una altra cosa que ser portador d’ un text, d’ un discurs. És la llançadora ambulant d’un paquet d'idees que no para de repetir, a diferència de l’intel·lectual que es mulla aprofundint més en una bast camp de reflexió. L’article  que de tard en tard llegeix l’home de trinxera en un descans del seu activisme el pot fer caure en contrapunts en els que no hi havia pensat i el pot fer sospitar que tal vegada no passi de fer de trinxeraire. Realment no hi ha una controvèrsia entre el intel·lectual i el polític, doncs si tot és política, la intel.lectualtizació dels esdeveniments és una forma de fer-la. A l’Artur Mas se li ha anat la frase, una vegada més, irreverent i inoportuna. Li cal ser tutelat i vigilat perquè tingui cura del seu llenguatge i no fer comparances esbiaixades sobre els recursos del pensar. Pensar –i escriure el pensament- és una de les accions més elegants que encara queda. Actuar al pim-pam-pum des desembeinats, a vegades eixelebrats, ens ofèn profundament i no ajuda gaire a fer unitat d’acció per canviar el decurs de la història. A  l ‘estira-i-arronsa de no pocs politics de pantalla, per molt feudataris que siguin dels seus partits i dels seus electors, viuen de la rancúnia permanent i ignoren altres formes contributives a la consciència general i a una societat alternativa creient-se que tothom hem d’anar al galop del seu ritme.

http://sussanamaraselva.blogdiario.com/img/quioscdenit.jpg 

Discurso Anónimo

Escrito por sussanamaraselva 15-11-2007 en General. Comentarios (0)

http://sussanamaraselva.blogdiario.com/img/DosAmpolles.jpg 

Discurso sub-real y realidad publicada.

Los topos del discurso anónimo no compartimos la mentira pública. Slogan que sigue pudiéndose decir tras décadas de democracia a medias y cuando la clandestinidad se diría que forma parte de los anecdotarios de pasados truculentos. Hubo una revista que hizo furor –el Viejo Topo- reuniendo artículos dentro de una disertación anticapitalista. La idea del topo -animal subterráneo y galerista que a pesar de trabajar a oscuras sabe hacia donde se dirige- tuvo una carga romántica. Al clandestino (Manu Chao lo confirmaría) lo hacen las prohibiciones. Si éstas no existieran, todas las sensibilidades y opiniones podrían darse a conocer, todas las artes eclosionarían libremente, todos los artículos serían publicados, todas las ideas serian expuestas. En realidad la palabra “todos” que antes servía para sacar del ostracismo y de las cárceles  conductas e ideas reprimidas que cuestionaban la estructura del sistema ya no  nos sirve tanto para la actualidad. Antes interpretábamos –y la visión era la correcta- que  toda represión era  injusta y que los vencedores de la historia se erigían sobre las lenguas cortadas de sus disidentes. Actualmente hay distintos tipos de censuras y no todas son inadecuadas (las de las cruces gamadas y apologías genocidas son perfectamente consensuables). Pero hay muchas otras conductas que con un cinismo total el estado margina,  proscribe y reprime porque desea silenciarlas como posibles alternativas. Consecuencia: el discurso público es fundamentalmente mono discursivo, a pesar de las diferencias de sus actores en la bipolaridad, otras veces referida, entre las siglas partitocráticas. La mayor parte de posiciones críticas y de elaboraciones más adelantadas están en la marginalidad permanente, exclusas del espacio abierto.

La realidad pública es aquella parte de la realidad de la que más se habla masivamente, por tanto, de las noticias publicadas. El o los discursos dominantes giran en torno a eso. Hay otros registros mentales, otra cultura del pensamiento, otras subculturas. De hecho los actos de pensar quedan proscritos de los escenarios abiertos para ser encerrados en las catacumbas de todos los tiempos. Pensar, por si se ha olvidado, es relacionar o correlacionar datos y valorar sus concordancias e incoherencias. Quedarse en la postal de cada frase o noticia es enumerar hechos sin reflexionarlos.  

El discurso del topo es el pensamiento que subyace bajo el sistema. Se mueve por debajo de sus apariencias. Trata de socavarlo con sus túneles o cuando menos trata de no dejarse mentir por la realidad impuesta por  éste. El discurso público es el del sistema que se proclama para auto perpetuarse, no es el de tal o cual partido de gobierno con sus alternancias, sino el ideológicamente continuista en los ejes fundamentales de la sociedad tal como  evitándole sus impugnaciones. El discurso del topo es el que no cree en que el sistema capitalista pueda auto-repararse y pide otro modelo de vida social y de futuro.

La verdad es que tanto de un lado como de otro hay una pluralidad de registros y es confuso tratarlo en singular. Lo mismo se puede decir del fenómeno de la mentira. No hay una sola sino varias. El slogan obvía la naturaleza múltiples de las cosas y define la realidad publicada como  la producción continua de una mentira pública (eso no significa que todo sea mentira sino que pesa la interpretación falsificadora de ello) así como que agrupa en uno solo el discurso del topo. Sabemos que no hay una alternativa unificadora ni un programa unitario que se replantee el mañana. Hay muchas líneas marginales distintas que  coinciden en el subsuelo de la realidad manifiesta sin estar de acuerdo en ideas ni en formas.  La actualidad es tan compleja que no sirve mencionar el antiguo cliché del “todos queremos lo mismo”. Hasta que no te pones a trabajar con alguien no sale a la luz las diferencias de método  para hacer las cosas.

La realidad pública nos  ahoga a diario con muchas informaciones mezquinas y un enlentecimiento brutal en la transformación de las cosas aunque todas las voces digan que están dedicando esfuerzos a las mejoras. Pero a esa realidad también se cuelan intervenciones marginales o minoritarias. Por lo general, la gente que grita menos y habla poco tiene cosas más interesantes que decir que los que copan las escenas. Es así que hay una parte de la realidad publicada esta alcanzada por análisis lúcidos y nombres respetables.

Establecidos estos matices hay que resituar el slogan en su exageración de la forma verbal en singular  en la intuición que está pidiendo: la referencia a las utopías que siguen cociéndose en la sub-realidad y las mentiras que nos siguen imponiendo como las versiones dominantes de lo público.

Carta al PSOE

Escrito por sussanamaraselva 08-11-2007 en General. Comentarios (0)

http://sussanamaraselva.blogdiario.com/img/botecocina.jpg 

Carta Ingenua al PSOE

Así como la denominación de comunista se ha ido descolgando de los proyectos de los partidos de izquierda, dado su descrédito en los países tras lo que fue el telón de acero; la de socialismo sigue sin ser rectificada. Aquella fue una  incorporación tardía en el movimiento obrero internacional tras el uso  y generalización de ésta. El socialismo clásico del siglo XIX ya había sido cuestionado por su levedad, su escaso brío contra el estado de las cosas. Los aprendices de revolucionarios que nos iniciamos contra las tiranías respectivas que nos prohibían la libertad distinguimos pronto entre socialismo y marxismo. Este daba el cuerpo teórico de un análisis del sistema y proponía una revolución de las estructuras, aquel mantenía su crítica en las formas del capital. Es así que cada vez que oíamos hablar de partidos socialistas o del socialismo en partidos posibilistas para ocuparse del poder gubernamentalmente en realidad estábamos oyendo hablar de socialdemocracia, una denominación que nos sonaba mal, algo así como una traición a los verdaderos intereses de las clases más explotadas. Toda esa visión ha quedado obsoleta. La verdad actual es que los PS ocupan espacios representacionales con amplias bases sociales que los eligen, y los PC de otros tiempos han quedado como minorías testimoniales de la pesada lentitud de la Historia política.

Muchos nos creímos socialistas en un tiempo en que el socialismo era una opción que significa la sociedad sin clases y no había ninguna contradicción en sentirnos comunistas lo cual –teóricamente al menos- significaba lo mismo en cuanto a una sociedad auto asumida en el reparto de sus bienes y energías. E incluso más, nos sentíamos encaminados a una sociedad ácrata en la que se pudiera organizar el trabajo y el consumo sin necesidad de ningún estado policíaco de control. En el planning mental del militante utópico no había contradicción entre las palabras; en las formas de concreción de cada una de ellas,  la había a cada paso. Hoy, su sola mención, hace prever que producirán chispas. La intoxicación del periodismo permanente, también de los analistas con frases desafortunadas tales como socialismo real, intoxicaron la interpretación dominante de generaciones enteras haciéndoles creer que socialismo era aquello que pasaba en sociedades altamente burocráticas y represivas.

El mundo entero sigue dividido por regiones geopolíticas y por conceptos. Hay países como Libia que siguen metiendo la palabra socialista en su larga autorreferencia (Gran Yamahiriya  Arabe Libia Popular  Socialista) y al viajero que por libre dese ir a visitarla  no tiene ninguna sensación de recibimiento con fraternidad socialista, lo mismo que antes de la desmembración de la URSS y de su área satélite se tenía con los aduaneros a pesar de sus hoces y martillos en la hebillas de los cinturones. La tesis de los países que hicieron la revolución (es decir, que hicieron sus respectivos golpes de estado) cambiaron unos amos por otros pero no progresaron en términos de socialismo real, valga la redundancia, en el sentido de acortar diferencias sociales de clase. Lo que es peor una nueva burocracia de estado creó un nuevo tipo de clase social peor en muchos aspectos a aquella  precedente que hubo derrocado.

Esta es una lección vieja en la que no hace falta dedicar pulsaciones de teclas para seguir hablando. Nunca hubo en el planeta humano un mundo capitalista y otro socialista coexistiendo. Siempre hubo formas diferentes de gestionar el poder, reinados políticos en pelea mutua y clases privilegiadas sustentadas por las explotadas. Mientras la tesis periodística de aquel supuesto socialismo en marcha prevaleció, sus críticos, dentro de esos mismos países, fueron silenciados también por la zona occidental, De hecho, el movimiento revolucionario quedó segregado del proceso histórico por los nuevos amos y, a su turno, reprimido brutalmente.

Esta vieja lección sigue sin ser aprendida al mismo ritmo por todos. Hay antiguos militantes de PCs que siguen creyendo en que el estalinismo fue el gran salvador de Europa por parar el avance del III Reich y sigue habiendo antiguos militantes socialistas que acuden a la figura de Pablo Iglesias para proporcionar una coartada a sus herederos de partido unas generaciones después.

Cuando al fin los partidos socialistas, o la socialdemocracia vigente, vía electoralista, alcanzan  la gestión gubernamental por mayoría indiscutible, como el caso del PSOE, en ésta, su segunda tanda, de partido vencedor desde los 80 en España, asistimos a un duro espectáculo de bipolarismo agotador con el otro partido alterno, el Partido Popular, un nombre ese, el  de popular ,que ampara  una disposición conservadora, que a juzgar por el favor de millones de electores, es más compartido de lo que en una primera estimación histórica se podía prever de la sociedad española tras 36 años de férreo franquismo. El resentimiento del PP por haber perdido las elecciones del 14M por el atentado terrorista de 3 días antes les ha llevado al delirio. Creerse las principales víctimas del atentado en lugar del balance de 191 muertos que iban de viajeros a sus trabajos. Desde el mismo día de su derrota electoral la estrategia de ese PP ha sido poner palos a los planteamientos del PSOE gubernamental. Cada milímetro de progresismo articulado del gobierno ha sido objetado constantemente. El PP es un partido de cabezotas entrenados en decir la misma frase con variaciones adaptativas ignorando cualquier elemento de raciocinio que los pone en evidencia. ¡Eso sí! sentimiento del ridículo no tienen. Al escribir estas líneas vienen a mi mente cortes de imágenes y frases de sus caras más conocidas. Me parece inaudito que un tipo cite a su primo de zumosol como si de un tertuliano analfabeto se tratara y al día siguiente tenga las narices de seguir compareciendo ante cámaras para seguir metiendo cizaña en el país, o que otro siga insinuando que los atentados del 11M siga siendo ETA porque todos los terrorismos están conectados o se parecen. Lo menos que se puede decir de esta nómina de descerebrados es que el mejor oficio que ejercen es el de muñecos de peluche  pero el caso es que están ahí, los tenemos ahí, los tenemos que aguantar, y los que más los gubernamentales de turno, emplazados a perder una considerable cantidad de energía en contradecir sus fantasmadas.

Vamos a ver, ya sabemos que cuando la portavoz del PSOE o sus principales dirigentes contestan las canalladas del PP lo hacen, porque a pesar del alto voltaje de imbecilidad de este, a quien están contestando es a sus bases de apoyo apelando a la inteligencia popular, no la del partido, sino la de la gente; y en segundo lugar, lo hacen porque dejar sin contestación sus bravuconadas puede ser entendido como debilidad o como una manera de dar la razón. ¿No habéis oído aquello de que a palabras necias oídos sordos? Pues bien, se trata de actuar así. No hay nada más agotador en política y en cualquier otro registro de la palabra hablada, tratar de convencer a alguien del error de su opinión cuando este alguien la utiliza para malmeter a la sociedad y erosionar al país. A la derecha exaltada no hay quien la calme ni partido que la convenza. Sabe lo que se juega. No ha sido, no es, no será demócrata. Si le toca pasar por demócrata es porque está en minoría pero no tiene  ni quiere tener alma de demócrata. Utiliza el lenguaje democrático por conveniencia histórica. Cualquiera puede utilizar el democratés y seguir teniendo un alma sucia propia de facha. Facha significa fascista para recordárselo a autores paternalistas a jóvenes españoles.

En el día a día del qué-hacer político toda una legislatura se esfuma en su mayor parte por tentativas de diálogos y en su menor parte por procesos legales vinculantes. Al PSOE le podemos agradecer, despues de sacar los soldados españoles de Irak, unas cuantas leyes para reducir la mortandad en carretera o los cánceres contraídos por tabaquismo, el permiso del matrimonio homosexual, la lucha contra la corrupción y otras que podemos deplorar: freno al espíritu del nuevo estatuto catalán, ley anti partidos, fracaso con el diálogo con ETA y política de devolución estéril de inmigrantes. En paralelo a eso la continua comedia con el PP en una bipolaridad insultante para la inteligencia de todo el país distorsiona la verdadera realidad de un mundo plural mucho más extensa que el 2. Los republicanos y los demócratas en los USA ya crearon esa falsa dicotomía entre los dos partidos más fuertes olvidando que el panorama de las ideas iba –y sigue yendo- más allá de ellos.

No se podría responder a las star sistem del PP simplemente ignorándolas y a cada difamación abrirles procesos. Paraqué sirve un sistema legal sino para poner las cosas en su sitio. (perdón por ambas ingenuidades). Puesto que de oficio la portavoz gubernamental da cuenta a los medios y a través de ellos al país de avances en decisiones de ministerios se puede incluir un apartadito para poner el calificativo de la mentira a los mentirosos y a los intoxicadores sociales.  Puesto que de eso se trata: la lucha política no es contradecir a cada paso lo que dice el otro sino proponer ideas de futuro y cambio. Es evidente que para trabajar hay que limpiar el espacio de trabajo y la suciedad continua del PP obstaculiza la normalidad democrática.

Mi posición no es a favor de la vía socialdemócrata para gestionar el poder del sistema con ligeros cambios. Es no solo una vía lenta sino de resultados no seguros en un sistema que hace aguas en su conjunto. Tampoco lo es por continuistas de la derecha clásica organizada que se caracterizan por su inmovilismo social. Pero como residente de Hispania he de admitir que puestos a comparar es infinitamente más deseable un PSOE de cara amable y progresista en unas cuantas cosas que otro que sigue avivando el fuego de la discordia con la ayuda de  un contingente detrás de pirómanos que le avalen. No he votado nunca socialista en las ultimas 3 décadas ni he creído demasiado en ese partido reemergente con la transición y que nunca lo vi en la clandestinidad en la lucha dura y pura. Eso no impide reconocerle sus méritos, pocos, pero es mejor algo que nada. En todo caso es el PSOE quien tiene responsabilidades de gobierno y no hay ninguna fuerza organizada (otro asunto es a escala de las distintas nacionalidades) alternativa más progresista que el PSOE. Lamentaríamos su pérdida de mayoría para ser sustituido por el PP cuya principal contribución es el descredito a la imagen del país y el insulto permanente a la inteligencia general. Creo francamente que deberíamos tratar de evitar mencionar a sus representantes haciéndoles el vacío, ignorándolos claramente, no contestándoles en sus mezquindades, juzgándolos por sus calamidades y engaños y en todo caso utilizándolos como material de escarnio en programas como Noche Hache o Polonia. Siempre podremos desternillarnos a su costa si no fuera porque se creen realmente las majaderías que dicen. Los nuevos héroes de la pantalla en todo caso no son los políticos de cargo y oficio sino los periodistas como Marta Nebot capaces de soliloquios cuando meten la pera del micro ante la boca de despóticos, hipócritas y tontos para conseguir no-respuestas. Me aplico el cuento y no menciono a los inmencionables. Traslado la propuesta a los gubernamentales.

Accion social y vida espiritual

Escrito por sussanamaraselva 05-11-2007 en General. Comentarios (0)

http://sussanamaraselva.blogdiario.com/img/collagecocina.jpg 

Lo que sorprende de la vida espiritual es que sigue pautas de despreocupación de lo mundano incluida la miseria y la desgracia anexas cuando alcanza  una fuga mundi y un desinterés absoluto por los semejantes. No es tan extraño. En defensa de las cofradías, hermandades, grupos autos encerrados en si mismos y en sus oraciones, hay que decir que  transportan una experiencia de siglos sobre sus espaldas y conciencias. Tienen una tradición hecha y unas normas de comportamiento establecidas. Las conclusiones de éstas vienen de lejos y de otros, los nuevos adeptos no tienen que elaborar su propia experiencia personal les basta aceptar la que otros ya trabajaron y destilaron. La vida espiritual es lo que más aproxima al misticismo proporcionando la opción de librarse de las tragedias existenciales. En esta tesitura la tragedia deja de ser una materia de trato en tanto que pertenece a un campo con el que no se tiene contacto aunque se pueda tener noticia. Es altamente elogiosa la tesis de asociar la elección espiritual con la elección de la acción social pero son parámetros un tanto dislocados que no pertenecen al mismo universo sensitivo ni conceptual. Se trata de registros divergentes. La vía espiritual es ya una vía para la trascendencia de lo material, de sus leyes físicas y de sus códigos morales, de sus emergencias supervivenciales, de sus débitos para con la especie. Suele cambiar el concepto del otro concreto, también el significado  de la especie humana, por otro conceptual, deificado y adorado que le libra de los tratos mundanos y del tú a tú. Ésta tal elegibilidad no está mal del todo para quien de su fuga mundana hace un parapeto que le salve de todo aquello de lo que procede. En su disociación de sus orígenes y de sus hermanos de clase y de casuística el monje trascendido puede pasar de todo lo que signifique la perpetuación de un vínculo con la realidad.

La vida espiritual sugiere una salida trasmundana: la búsqueda de un postmundo aunque se siga en vida corpórea en este. Para el ser elevado o espirita el mundo es algo que queda fuera de los muros de su lugar de retiro, de su claustro. Si el ha conseguido escapar de las mezquindades existenciales otros que las siguen sufriendo bien pudieran hacer otro tanto siguiendo su ejemplo. Ejemplo que ha sido históricamente minoritario y que sigue siéndolo. La propuesta del aislamiento de lo mundano es para filósofos, eremitas, místicos y tipos raros en general. Su conducta no es seguible. La mayoría siguen prefiriendo los placeres de la carne y las gulas de la imaginación. Hay que distinguir entre el religioso profesional, ocupante de un podio, un palco y ceremonioso de un altar, del místico de auto retiro que se apunta a tal o cual orden religiosa porque la facilita la escapada dentro de unas condiciones dignas mínimas de supervivencia.  El uno es un proselitista y un colonizador de mentes con sus ideas y credos a propagar, el otro no es más que un transhumano muy desmarcado de su condición biológica. A priori no se puede santificar ningún lugar y aún menos ningún hombre. Todos arrastran sus engaños y estrategias para creerse que son lo que no son. Pero sí se puede reconocer hechos legendarios de santones y gurús así como de visionarios y profetas además de una pequeña multitud de sabios que prefirieron el retiro a explicar sus enseñanzas, la meditación a dar clases, el silencio a los debates, el alejamiento a las verborreas humanas. En algunos de esos lugares más recónditos y aislados la tragedia humana también se puede reproducir. Umberto Eco nos lo recordó con su thriller adaptado a un convento de supuestos piadosos de los que no estuvo exento el crimen. No en vano ahí donde hay presencia humana hay reproducción de sus esquemas de dominio, de sus trampas y traiciones, de sus rivalidades. En el lugar donde menos debería suceder eso es en los espacios ocupados en la trascendencia por encima de la presencia, pero lo cierto es que no hay institución religiosa, por muy sagrada que se crea, que  haya superado un esquema interno de liderazgos y seguidismos, direcciones y obediencias, poderes fácticos  y juicios culpatorios. En realidad desde la perspectiva del ser individual que se autointrospecciona y trabaja para entender su lugar en el cosmos, lo que menos necesita es de un arropamiento organizativo para avanzar en su propósito pero las tradiciones tanto oriental como occidental pasan por este fenómeno, ya que el espacio grupal del monje o el religioso es algo más que un sitio meditacional, para ser también un lugar de protección y de vida. Para esta clase de místicos, ahí donde los haya si sigue habiéndolos, el mundo se convierte en una abstracción. El mundo de los demás es un parámetro caduco. Sus hermanos de especie es un referente que queda atrás en la escala evolutiva. Preocuparse por ello tiene algo de antagónico con la experiencia trascendental. Trascender no se limita al hecho de lo que le suceda al alma transcorpórea sino que empieza por la circunstancia de superar la necesidad del otro en sus escenarios ordinarios. Un ser trascendido es, sería, quien no necesita del mundo para seguir pensando y viviendo en él, aunque ese vivir sea colateral y al margen de muchas de las cosas que le suceden. En este sentido, la acción social para el espírita es poco menos que perder el tiempo. Su modo de contribuir a ella ha sido renunciando al mundo con sus avatares, Si ya dio el paso de retirarse otros pueden emularlo y seguir su propio camino para retirarse con sus propias pautas.

La vida social esta llena de trampas (o pecados en el argot religioso). Intervenir en ella con la vana ilusión de un cambio global para todos puede demorar el proceso individual evolutivo de quien prioriza los demás en sus materialidades a sí mismo en su espiritualidad. La vía espiritual a fin de cuentas permite mejorar el propio egoísmo dignificándolo sin necesidad de crear disculpas por no entrometerse en las vidas ajenas.

Otro asunto son los profesionales de las distintas religiones dedicados a la prédica de valores morales y a la distribución litúrgica de mensajes. Una extensa nómina de sacerdotes aportan el sosiego necesario a los funerales, marcan a agua con bendiciones y bautismos a parroquianos y dan las pautas de cómo debe vivirse la vida. Viven por y para la comunidad y de paso viven de ella. Construyen templos con sus donaciones o sus fuerzas de trabajo (como la de los faquines en la edad media según retrata Ildefonso Falcone), tienen lanzaderas para las prédicas y la difusión de los credos y, por si fuera, poco justifican el estado de cosas en la tierra, incluyendo la explotación de los hombres entre sí y sus guerras, a cambio de las ganancias del cielo. Las religiones instituciones siempre estuvieron a favor del estatu quo defendido por los estados. Constantino no se convirtió al cristianismo, utilizó al cristianismo como religión de estado para consolidar el imperio. Juliano podía haber ayudado a la historia de Roma y de Europa volviendo a la época del politeísmo mucho más expansiva y creativa de ideas que dejaba mayor libertad imaginaria y de pensamiento al ser humano.

El mismo hecho de la vida espiritual no cuadra exactamente con la de la vida religiosa. Ser religioso es una profesión como otras muchas. El religioso es el encargado de convencer y ganar feligresía. Podría estar perfectamente colegiado en el mismo gremio de los agentes comerciales. Por su parte la vida espiritual no obliga al ser espiritualizado a convencer a nadie. No vive de ser persuasivo o de montar su templo desde el que irradiar luces a los demás, le basta con estar convencido de lo que sabe y vivir de acuerdo con ello.

En el supuesto de una vida espiritual integral, una vida de retiro, meditación, la intervención social se hace poco menos que contraria a esa elección existencial. La imagen clásica del yogui es la del tipo en posición de loto dedicado permanentemente a la concentración por no hacer ni siquiera trata de procurar sus alimentos. Su vida física se mantiene de un tenue hilo. Las pocas calorías que consume son aportadas por una ingesta permitida por las donaciones espontáneas que recibe. Su contribución a lo social es nula salvo que con su gesto hace que lo social depare en su actitud y reverencie su santidad. La no participación en las cuestiones mundanas pasa a ser una forma de participación al relativizarlas en su supuesto gran valor. Muchas  de las cosas presentes en el mundo y por las que la gente se mata y pelea son totalmente prescindibles. Eso no significa que haya que tolerarlas pero tampoco lo  contrario: vivir en permanente intolerancia combativa en su contra. A cada cual le toca su parte del combate. Es completamente distinta la de los más implicados en las miserias que la de quienes han tomado distancia de ellas separándose de la rueda codiciosa de la vida.

El movimiento de la teología de la liberación en un continente y la elección del obrerismo de curas en otro han demostrado formas de participación social que tuvieron impacto en acciones reales, rebeldías concretas, asociacionismos más estables y protestas reivindicativas. Eso cumplió su función aunque los movimientos de defensa ética o defensa de clase explotada inducidos desde afuera siempre arrastran el déficit auto organizativo. En la actualidad la sensibilidad de los avatares sociales desde posiciones religiosas se enfrentan a un dilema prioritario. De una parte la ética pide una conducta que la civilización impide, de otro la evolución espiritual a estadios de conciencia superior piden no entretenerse en juegos de peleas y en circuitos cerrados de luchas por cubrir necesidades materiales.

Todo eso sucede en un tiempo en que la perspectiva para el 2050 es el de un incremento de un 30% de la población mundial, alcanzando los casi 10mil millones de personas, que las enfermedades reemergentes se están convirtiendo en un nuevo problema, en el que las hambrunas no estarán resueltas, en que el código del gen egoísta aplastará a cualquier otro y en que la conciencia histórica acumulada no servirá de mucho para que el ser humano evolucione de una vez. La acción social, siendo necesaria para cambiar estados y levantar economías, y dignificar la vida, no significa otra cosa que la participación empantanada en lo concreto sin perder de vista los grandes temas: el de la trascendencia y la línea historia-involutiva que esta siguiendo la humanidad entera. Hay más probabilidades en creer en la hipótesis de grandes catástrofes en las que el planeta saldrá vencedor en una contienda en la que la humanidad es responsable de sus males que no en una sociedad ideal de hacinados, victimas de sus postulados anti ecologistas.

La disertación sobre acción social, solidaridad, cooperación, movimiento militante y en definitiva revolución de las estructuras es deficitaria y engañosa si no se plantea eso otro: la contradicción entre una elección de vida por la excelencia personal y el misticismo y la dedicación de mucha energía a la educación permanente de los demás y la convocatoria permanente generalmente poco seguida a la lucha de masas.

El peligro de esta reflexión es que puede dar una coartada excelente a todo pasota de lo que le sucede al género humano en lugar de ponerse del lado de la cualificación personal. En última instancia no formar parte del problema es ayudar aunque sea mínimamente a resolverlo.

La vida espiritual exige una conducta ética pero sobre todo una conducta no relacional con todas aquellas otras que forman parte de los consumos que consolidan un sistema social con el que no se está de acuerdo. El religioso que se ampara con la tesis de la acción social pero siempre vuelve a sus cuarteles forrados de despensas y de paredes bien protegidas no es creíble. Su análisis puede revelar que necesita una gran dosis de exculpación y que encuentra una vía de mea culpa por el lado de la militancia o de su sucedáneo (dar conferencias y escribir artículos). Puesto que todos o muchos de  los roles contributivos  para un mundo mejor son necesarios no es cuestión de decirle a nadie lo que tiene que hacer. Que haga lo que mejor le parezca pero que no se engañe al respecto de los parámetros en los que nos estamos moviendo. Si bien  la elección de ser consecuente ético de cada cual pasa por exteriorizar lo que se ha interiorizado a menudo lo que se es choca frontalmente con lo que hay y eso condiciona a tácticas y componendas de adaptación. No puede caber ninguna duda entre qué escoger, si la hipocresía o la crítica. La primera siempre deja equívocos flotantes, la segunda suele romper alianzas apenas iniciadas. El difícil recibo de la crítica tiene que ver con la sensación de desamparo que desencadena. De esto hablo en Crítica y Desamparo. Es difícil ejercer el rol de practicarla con la necesidad de tener aliados, segurizantes, secretarios, apoyos o adeptos. La lucha como siempre no está tanto en las barricadas, o en las calles, como en el interior de cada cual. En aquellas se escenifican grandes acontecimientos pero es en el plano mental y en el cuerpo sentimental donde se producen las revoluciones.

 

Fondo de Recursos

Escrito por sussanamaraselva 03-11-2007 en General. Comentarios (0)

http://sussanamaraselva.blogdiario.com/img/dibuixnu.jpg 

 

La biblioteca: fondo de recursos .

Una biblioteca para todos respetada en su uso y en sus materiales sería la ilusión de muchos lectores que a lo largo de nuestras vidas hemos acumulado pacientemente. A menudo las bibliotecas personales tienen dificultades en mantener su integridad tras la muerte de sus creadores. Ni siquiera sus personas más allegadas saben apreciar el sentido que tuvo para ellos ni tampoco el valor exacto de lo que contienen. Ven en una biblioteca una multitud de libros, que ocupan un gran volumen y espacio. Visto así, las viudas desprecian totalmente los materiales de sus difuntos maridos deshaciéndose en cuanto pueden de aquello. El simbolismo de esto queda a la libre interpretación de cada cual. Se trata de un hecho social del cual se nutren los libreros de saldo, los encantes y gracias al que no pocos lectores hemos podido nutrir nuestras propias voluminosas bibliotecas con libros usados comprados a bajo precio. Leer un libro que ha pasado antes por otras manos desconocidas tiene algo de herencia intelectual aunque sea a una pequeña escala.

Desde que las instalaciones de bibliotecas públicas han ido en aumento parece que las personales deberían haber perdido su razón de ser. Eso es algo impensable  todavía ni puede proponerse a los amantes de la lectura continua. Una biblioteca privada es una biblioteca especializada, no hay ninguna igual a otra. Por muchas bibliotecas que se compararan todas serían distintas. Por otro lado las enormes ventajas de la biblioteca pública no quita el fenómeno de las particulares en cuanto a que cada cual trabaja y trata sus libros como objetos de su propiedad que son. Pero su crecimiento y su acumulación a través de los años recuerdan que su valor potencial queda disminuido por el mismo hecho de su privacidad. La propiedad privada las conserva pero al mismo tiempo raramente facilita su circulación para que los ejemplares prestados no se pierdan. Es así que a menudo el libro de una biblioteca privada apenas si es leído por más de una persona. La experiencia frustrante de prestar libros y no los, lo que significa perderlos nos ha pasado a todos. Es algo que no deseamos repetir. Pero un día  más tarde o más temprano, uno se enfrenta a perderlos todos en tanto que no se les puede llevar a otro mundo. No sé si los faraones eran enterrados con papiros además de sus tesoros, pero para un intelectual llevarse al panteón sus libros preferidos seria bastante cómico. Los libros pues suceden y sobreviven al muerto, y sus herederos no tienen porque cargar con ellos. Especialmente cuando su colección asciende a miles o decenas de miles de volúmenes. Lo ideal-y en lo que se piensa- es en la donación a una biblioteca pública, pero las bibliotecas públicas están saturadas de donaciones y por  otra parte son establecimientos que luchan contra los limites de sus espacios descartándose de libros con criterios extraños que no alcanzo a conocer. Si una biblioteca tan solo decidiera exhibir aquellos libros más pedidos y leídos la mayor parte de sus estanterías se despoblaría. Es probable que también en una pública, igual que sucede en una particular, pasen años sin que un libro sea sacado de su lugar para ser consultado. Así pues que cientos o miles de personas nos encontramos con nuestras bibliotecas acumuladas, que tenemos en gran aprecio y algunos incluso los interpretamos como nuestros mejores tesoros sin saber que hacer con ellos. Van pasando los años y la perspectiva de reconducirlas a alguna parte útil aprieta. Cada intelectual es un bibliotecario de lo suyo. Conoce el valor de lo que tiene, lo que le ha costado coleccionar, la supervivencia de algunos ejemplares que tal vez solo él tenga. Su biblioteca proyecta su biografía. Los libros elegidos para lecturas y relecturas dicen más que otros tests de la personalidad de su usuario, también, claro está, de su ideología. Los libros que forran paredes dan una cierta familiaridad, un confort, una protección. Pero van pasando los años y la mayor parte de ellos solo han sido usados una vez durante su lectura, otros ni siquiera han sido concluidos y unos terceros esperan ser leídos. Posiblemente este triple grupo se mantenga como tal cuando la muerte alcance a su poseedor. Hay quien se quejaba de morirse no ya por abandonar la vida si no por no poder volver a los libros. Últimamente he reducido mi ritmo de compra de libros por dos razones: una porque ya hay muchas cosas que pueden ser consultadas en la pantalla del ordenador sin necesidad de buscarlas en soporte papel, dos porque tengo tantos libros que no sé si me alcanzará mi tiempo de vida restante para acabar de leerlos. Aún así, a veces no me resisto y sigo comprando pero a un ritmo inferior al que he hecho en años anteriores.  

Me gustaría que mis biblioteca no se dispersara tras mi defunción y por otra parte no puedo dejarlo como toneladas de peso a mis herederos cuando la biblioteca en si misma necesita un apartamento entero para poderla tener como funcional. Queda la alternativa de reunir distintas bibliotecas particulares y constituirlas como biblioteca de uso social o donarla a quien esté tras este mismo proceso.

Esta consideración sucede en un tiempo en que cada vez es menos necesario pasar por el soporte papel y por el formato libre textos nuevos. Antiguamente un texto que no era impreso estaba condenado a la marginación. Actualmente independientemente de si es apreciado por un editor, un periódico o una revista encuentra su espacio, más o menos visitado, en la triple dobleuve, un lugar por el que acabará pasando todo el mundo buscando todas las cosas.  Eso me consuela ante la hipótesis de una biblioteca comunitaria de recursos. En todo caso, lógicamente, el valor simbólico del libro coexistirá con la democracia electrónica y la biblioteca física como lugar de trabajo y de consulta seguirá siendo un santuario para estudiosos, analistas, lectores, meditabundos o solitarios que quieran ser acompañados por autores de letras.