PENSARES y PESARES

la mala gente

Site para la denuncia pública de la mala gente y las malas artes. Estamos asistiendo a una gran transformación de los usos intelectuales y de las fuentes documentales desde el momento en que se está pasando del libro (o archivo) terminado al hipervínculo on line para seguir ampliando y desarrollando un tema de reflexión, debate y/o denuncia. Bajo tal presunción cada site o plataforma digital lleva a otras con las que seguir ampliando información  o rastreando elementos complementarios de un tema dado. La propuesta de ATTAC Acordem de un nuevo site (actualmente en obras) con 4 secciones:  Opiniones genéricas sobre banca, anecdotario de quejas concretas en forma de cartas particularizadas o personalizadas a banqueros,  análisis económicos y financieros por autorías bien documentadas, y, en cuarto lugar, propuestas genéricas de una banca alternativa; puede ser una contribución a 1.un proyecto de personalización con nombres y apellidos de responsables directamente involucrados en el delito económico explicito y/o en la negligencia general que ha llevado a la economía al desastre. 2. crear un foro de debate a partir tanto de los análisis económico-financieros como de las propuestas de un nuevo modelo de banca alternativa con una filosofía ética y una praxis racional.

A las  4 secciones se les dotarían –según la propuesta- otros tantos buzones en forma de correo electrónico lo que presupone un trabajo impresionante por parte de sus receptores (en el supuesto de que una avalancha de primero cientos y después miles de cartas o textos se recibieran).  Además de esa objeción al tiempo ocasionado (uno de nuestros principales valores es la gestión de calidad del tiempo potencial del que disponemos para planificar una nueva realidad) no se tiene en cuenta que la interlocución a ese site mezclará de facto en un mismo texto elementos sino de las 4 al menos de 3 secciones (el análisis crítico del sistema bancario actual ya lleva líneas de opiniones o sugerentes en relación a un sistema de financiación alternativo y las quejas a una sucursal concreta también van unidas a una crítica o referencia al  sistema bancario dominante).

Actualmente el email salvo para informaciones y circulación de convocatorias ha dejado de ser el instrumento óptimo y no sirve para el debate plural. Puesto que el objetivo de la plataforma es perfeccionar un foro y crear un archivo de infos y datos personales de culpables/responsables,  se tienen que utilizar las herramientas digitales existentes ya (tal como se demuestra en multitud de webs con campos asignados para colocar comentarios y textos) para que cualquier cibernauta que llegue a la web pueda insertar sus opiniones sin pasar por el envío a un correo electrónico. Eso facilitará enormemente las cosas tanto para el webmaster como para loas usuarioas de ese site y desactivará la necesidad de un equipo que haga de pre-lector y selector de los textos según se  fueran recibiendo a los correos que como digo es un recurso pre modernizado.

En cuanto se ponga en marcha el instrumento de recogida ya se irá viendo el volumen de inserciones y sobre todo su utilidad. El problema no es tanto la acogida mayor o menor que tenga un buzón público de críticas y alternativas a lo bancario, sino qué hacer con todo l oque se vaya insertando. Además de las funciones técnicas de webmaster para ir manteniendo el site con la suma de artículos, se tendrá/tendría que crear categorías (y saldrían/rán bastantes más que cuatro) y dosieres con toda la información específica reunida (insistamos: datos numéricos y datos nominales).

Iniciativas de este tipo linkadas o hipervinculadas que den lugar a una archivística que se vaya centralizando son indispensables. La valoración de su marcha forma parte de las memorias de trabajo que debe(ría) hacer todo grupo de trabajo entre el punto de partida y cada re-test o balance que haga en los meses o años posteriores. El contra-control es un concepto que necesita una teoría revolucionaria alternativa si quiere ir más allá del enunciado genérico-poético de acabar con un mundo de malfactores y fechorías que nos victimizan. Contra-control significa poder contar con informaciones fidedignas de nuestros estafadores y defraudadores (además de farsantes y represores y otras raleas indeseables), algo mucho más específico pues que el discurso teórico-economista sobre alternativas y las quejas y rabias descargadas por el maltrato recibido por el sistema.

Denunciar no es un verbo agradable ya que lo aprendimos en el rol de denunciados afectados por  una tradición represiva que nos criminalizó a quienes luchábamos por la libertad y disentíamos del régimen político dominante. El concepto de denuncia todavía nos rebota porque la vinculamos inconscientemente a sufrirla como víctimas de una realidad inaceptable. Ahora nos encontramos ante un planteamiento distinto al poder pasar a ser denunciantes de nuestros victimarios, perseguidores de nuestros estafadores, jueces de quienes nos dañaron. Eso significa superar el viejo dictum religioso de que nadie puede ser juez de nadie y participar en un proceso de análisis para que los actores de responsabilidades las asuman convocando a la sociedad para que cree un nuevo modelo de gestión de la justicia para que los culpables no vuelvan a tener la oportunidad de defraudar a las gentes. Es tanto más necesario un nuevo modelo de gestión de la justicia cuanto más se ha demostrado que la administración de justicia actual ni es justa ni alcanza a resolver todos los casos que le llegan dado su colapso. Los actos de injusticia dentro y fuera de la ley se han convertido en una epidemia.  El tribunal europeo de derechos humanos tiene 150mil causas pendientes y su reto es reducir los casos triviales.

Lo ideal sería prevenir para no tener que actuar cuando el daño ya está hecho y sea demasiado tarde. Tomemos a Sheldon Adelson, empresario norteamericano que propone el Eurovegas, por el que algunas autonomías españolas se pirran para captarlo a su territorio por el volumen de capital que generaría. De su parte el inversor exige condiciones no contempladas  legalmente. Desde el momento en que el sistema prioriza la circulación del capital a la persistencia de la ética, la responsabilidad queda repartida entre el previsible malfactor y el sistema que lo acepta. Desde la posición de víctima sea quien sea el último eslabón de un golpe lesivo todo el proceso de responsabilidad encadenada cuenta. Los daños de bienes y de personas no suceden por azar, ni siquiera los que son consecuencia de las llamadas catástrofes naturales no son independientes de responsabilidades individualizadas que han dado las ordenes equivocadas o no dieron las órdenes para evitar daños mayores (pensemos en Chernóbil).

Un espacio de denuncia antes del expediente concreto con cargos y especificaciones necesita de la controversia y de las distintas opiniones al respecto, dentro de las que caben los propios acusados que en su defensa pueden decir lo que quieran. Un site solo para los denunciantes sin que los denunciados tuvieran opción a la réplica sería lo más antidemocrático conocido que desmerecería un proyecto de de investigación que reclama la justicia social. Es así que la controversia no solo no puede ser desestimada sino alicientada, de otro modo estaríamos contribuyendo a un nuevo dictum inquisitorial. Una sección específica de sujetos expedientados sería  el resultado de documentos aportados en lo posible más allá de las anécdotas y de los testimonios por escrito y con autorías nominales no disfrazadas en la medida en que eso sea posible dentro de la libertad de opinión.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: