PENSARES y PESARES

Lucha constructiva y no destructiva

Luchar para construir no para destruir. sussana maraselva

 

La re-ocupación de una infraestructura   y su trabajo orientado  a un proyección social de carácter cultural, militante y/o creativo requiere mucha dosis de autoorganización considerable. Si todas las infraestructuras abandonadas o fuera de uso  de este país se rehabilitaran y se reutilizaran se pondría en marcha un grandioso proceso de recreación de trabajos y de alojamientos. Existen millones de desempleados o sub-empleados, existen homeless y gente a punto de perder sus domicilios; pues bien existe la energía humana como el principal de los potenciales, ¿entonces por qué son tan limitadas las experiencias squatter?  En cuanto se tiene una instalación y se acuerda un critérium de pautas de cooperación mutua y de respeto al espacio las iniciativas fluyen. Basta que cada cual asuma la responsabilidad y seguimiento de la propuesta en la que cree para que a corto plazo se maquee un lugar y rujan iniciativas en las que otra mucha gente pueda y quiera enrolarse.

 

 

El movimiento de ocupación de instalaciones abandonadas o en estado de infra-uso por el control especulativo de sus dueños puede entrar en una nueva etapa si da el salto de su uso como espacios de acogida y de alojamiento a convertirlos en espacios de trabajo-creativo y en sedes de cooperativas. Hay miles de instalaciones en el país que esperan a que sean tomadas para rentabilizarlas convirtiendo cada uno en un punto de aglutinación de multitud de personas, quizás sin dinero ni posibilidades de inversión pero con energía, ingenio y fuerza de trabajo. Hay mucha gente que empieza a entender que después de la crisis (de esta crisis) el sistema no estará para ir a competir dentro de sus tramas y que la vida futura le pasará desde la marginalidad de aquel. Cuanto antes se aprende que la vida es tu vida y que no puedes someterla a los vaivenes de los incompetentes que tienen el poder de control de los países y de sus economías, antes te buscarás la vida de maneras alternativas recreciendo tu propio orgullo por no ser cómplice de todo aquello que odias cayendo en las redes de un sistema basado en la explotación de unos por los otros.

 

No dejes de ir a ninguna manifestación y hazlo con tu cámara digital, tu video-cámara o tu móvil para tomar las escenas. Enfoca bien la cara de cada represor violento y toma su número de agente. Un dia u otro alguien entrará en los archivos policiacos y hacheará los nombres que se correspondan con esos números. Los citaremos como imputados cuando una legalidad alternativa lo permita.

 

Propongo retomar el Arte Mural para crear diseños en paredes de amplio campo visual (que den a autopistas y vías de tránsito máximo) que exponga las claves del movimiento ciudadano por la democracia real, que sea una doble alternativa al grafitis artístico pero falto de mensajes y a las pintadas con contenidos pero faltas de arte. El arte mural revolucionario de las primaveras árabes ha sido esencial como medio de transmisión visual en una carrera contra la represión que lo censuraba casi inmediatamente. Monta tu grupo, crea tu diseño, invierte en pintura y elige un espacio de docenas de metros cuadrados donde documentar gráficamente el momento histórico que vivimos.

 

Cuando se desvelan secretos de los protagonistas clave del estado o del sistema y de sus gendarmes todo lo que hacen es confirmar las inferencias y análisis que hicimos de ellos. Esas revelaciones de los top secret no modifican substancialmente la visión política que ya se había elaborado con impecable seriedad y conclusiones rotundas. Eso no signifique que no nos interesen los magníficos actos de transparentación que periódicamente consiga hacer Wikileaks o Anonymus, pero los análisis no dependen de los datos entregados a partir de todo un caudal de confidencias con las que trasiegan nuestros enemigos (pues si estamos en una guerra social y los que se nos juegan a los dados son nuestros enemigos) sino           que estos son los broches de los análisis que ponen al descubierto las raleas de las chusmas que se han instalado o usurpado el poder.

 

 

 

Los encuentros y/o asambleas de barrio y distrito deberían mantenerse sin que sus asistentes habituales se quemaran a la espera de futuros momentos coyunturales en los que se masifiquen y se intensifiquen en sus planteamientos  de lucha. Puede suceder que durante largas temporadas solo sean minúsculos colectivos los que mantengan en alto el turno de la voces reinvindicativas esperando a que una masa crítica de la ciudadanía les secunde. Ese es el reto: resistir hasta que los gruesos de vecindades se apunten a las propuestas permanentes de la participación ciudadana. El riesgo que se corre es el de la frustración durante ese proceso  por la que se produzcan abandonos pero ningun discurso legitimo cae nunca en suelo estéril, tarde o temprano da sus frutos. Salud e ilusión.

 

Si una de los retos para un nuevo paradigma social desechando el modelo político del sistema capitalista vigente consiste en proyectos de autoorganización, no hay excusas para no tratar de implementar los principios de ésta a escala de todo el mapa de movimientos sociales, reinvindicativos y sus tejidos asociativos. Cada localidad y ciudad deben tener foros y permanencias de coordinación para hacer puestas en común por un proyecto social unitario. Hay muchas propuestas así como acciones de protestas en marcha y cuya disociación y descoordinación pueden llevar al movimiento social en su conjunto a severos repliegues.

 

Podemos inferir que Fb es una proveeduría de datos informativos a las oficinas con lupa de la inteligencia del estado (¿inteligencia?). En la época de La Codorniz, (pleno franquismo), siempre supervisada y censurada por la censura de aquel entonces, para poner a prueba la lupa de los censuradores hacían viñetas escarnecedoras  a tamaño microscópico para ver si las detectaban. Pues no, no las detectaban. El juego de jugar con los espías tiene su encanto aunque bueno cada vez que escribas y hables hazlo con total conocimiento de causa y con el máximo de ponderación, que nunca nadie (ni amigo ni enemigo) te pueda impugnar que has levantado falso testimonio, que te has dedicado al insulto o a soliviantar los ánimos. Esto no te salvará claro, por muy prudente y comedido que seas serás tratado como un enemigo del estado y por muy tranquilo y pacifista que demuestres ser. El comisario valenciano, el tal Antonio Moreno Piquer, lo ha dicho claramente. Nos ha declarado sus enemigos. Nada nuevo bajo el sol. Cualquiera que se oponga al pensamiento único será su enemigo. Resumiendo: estamos manejando herramientas de las que se valen los servicios secretos de un sistema para controlarnos (¿tengo datos de esto? Pues no, pero hay intuiciones que más vale darlas por corroboraciones a priori antes de pagar por un exceso de confianza). ¿Debemos dejar de usarlas? No, no tenemos nada de lo que escondernos, nos protege la legitimidad y el derecho a pensar en público, aunque seamos gente preocupante para un estado que tiene en nómina a demasiados impostores.Bujaraloz3marzo2012

 

 

La apología de la no violencia activa o de la lucha pacifista sorteando con inteligencia los ataques violentos del estado choca y chocará contra la evidencia del lenguaje de la violencia en todos los planos. El espíritu más pacifista y más entregado a la concordia con los demás (semejantes y no semejantes) tiene unos servomecanismos reactivos de autoprotección en cuanto es atacado. ¿por qué el ciudadano tiene que aguantar los golpes de un pistolero del estado y este salir indemne de su acto criminal? Se puede reformular la pregunta de otra manera ¿hasta cuando la ciudadanía acogiendo a los principios magnos de su constitución y ejerciendo el derecho legal a la protesta podrá aguantar los ataques ilegales del estado contra la gente? Cuando finalmente alguien ingresa en la triste y terrible cifra de las víctimas con un saldo de secuelas irreversibles la pregunta es quien empezó la guerra primero. No es el pueblo el que inventa las armas para agredir sino que son los estados los que las perfeccionar para agredir al pueblo. Es así que la apología de la no violencia puede acabar en una rinconera de la cultura demagógica. No se puede creer en la tesis del monopolio de la violencia por parte de la aparatología represiva del estado cuando este estado es el primero en socavar las leyes de convivencialidad colectivo-democrática. Para la biografía de cada poli notar en su propio careto el desprecio de la ciudadanía por hacer lo que hace puede servirle de factor de reconsideración  de su conducta y  cambiar de rol en el mundo y ponerse a hacer un trabajo de verdad.

 

 

Ante la convocatoria de cada huelga general hay que recordar un criterio clave: una huelga general puede paralizar todo un país pero no garantizar en absoluto la reconstrucción de una alternativa. A la movilización de la protesta y del paro de las maquinas y de la vida pública productiva y comercial sino se añade una estrategia para construir un nuevo modelo económico-política aquello puede ser apoteósica pero también frustrante ya que los estados cuentan con ella y aun así no están dispuestos a cambiar sus políticas. Para que la cambien es necesario un nuevo programa de transformación social radical y en profundidad que por ahora ninguna organización está ofreciendo con claridad y atractivo suficientes.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: